El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, miró a los ojos a su par de Estados Unidos, Donald Trump, y le dijo: “Fallaron los pronósticos, no nos peleamos, somos amigos y vamos a seguir siendo amigos”. durante la primera conferencia de prensa que ambos mandatarios realizaron desde la Casa Blanca en la ciudad de Washington, D.C.

Recordemos que durante toda su campaña, el presidente Donald Trump mantuvo un discurso agresivo contra los inmigrantes mexicanos en EE.UU. y desde la oleada de caravanas migrantes ha lanzado amenazas económicas a su vecino del sur.

En el encuentro histórico, junto a López Obrador sólo hubo palabras de aprecio y buenas intenciones. Ninguno de los mandatarios toco temas de interés para millones, como el programa de Acción Diferida conocido como DACA, la situación de millones de trabajadores que son esenciales en tiempos de pandemia en Estados Unidos o el controversial muro fronterizo.

La visita del presidente de México fue especificamente para firmar el nuevo NAFTA, un acuerdo comercial que incluye a Canadá. “En vez de distanciarnos, estamos optando por marchar juntos hacia el porvenir” y “hacer a un lado las diferencias o resolverlas con diálogo y respeto mutuo”, señaló por su parte AMLO.

Y entonces quién pagará por el muro fronterizo?

La secretaria de prensa de la Casa Blanca fue breve cuando este miércoles, tras la reunión del presidente Donald Trump con su homólogo mexicano, le preguntaron sobre si había surgido el tema del pago del muro fronterizo cuando ambos mandatarios se reunieron en privado. “Este tema no surgió cuando yo estaba en la sala”, se limitó a decir Kayleigh McEnany.

La financiación del vallado en la frontera sale en realidad del bolsillo de los contribuyentes estadounidenses de ahora y de los que hereden la deuda federal. El Pentágono anunció en febrero que recortaría miles de millones de dólares de presupuesto militar para levantar el muro.

2 days ago

ElPaís502

René Corado, de lustrar zapatos durante su niñez en Guatemala, a Director del Museo de Aves más grande del mundo, en Oxnard, California. See MoreSee Less

View on Facebook