Si crees que tu relación no es saludable o es abusiva, lo más importante es que pienses en tu seguridad. Los especialistas recomiendan tomar en serio cualquier amenaza y buscar ayuda lo más pronto posible.

Por: Olivia Liendo

María Cabrera, una activista mexicana residenciada en Cincinnati, Ohio, se separó hace 12 años de su esposo y desde entonces se hace cargo de sus tres hijos. “Lo dejé porque era alcohólico y cada vez que llegaba a la casa borracho temía por nuestro futuro. Yo no sabía inglés, ni sabía manejar y mis niños estaban muy pequeños, pero sabía que no me podía quedar en una relación que no era sana”, relata.

Desde entonces se mantiene limpiando casas y en sus ratos libres organiza grupos para mujeres latinas que se encuentran en relaciones abusivas y necesitan apoyo. Ahora mismo encabeza uno semanal llamado Fénix, por el pájaro que renace de sus cenizas, aclara rápidamente.

La situación en Estados Unidos

Una de cada cuatro mujeres experimenta abuso doméstico en algún momento de su vida, según la National Coalition Against Domestic Violence (NCADV).

La violencia de pareja contra las mujeres es muy común y tiene muchas formas, siendo la más grave el homicidio de una pareja íntima, una de las aristas del feminicidio.

Cada día tres mujeres son asesinadas en Estados Unidos en manos de una pareja actual o anterior, según estudios de la National Domestic Violence Hotline y del Violence Policy Center. La cifra es tan alarmante, que en el período entre 2001 y 2012, el Bureau of Justice Statistics reporta que casi duplicó al número de soldados estadounidenses muertos en Afganistán.

¿Qué es una relación abusiva?

“Hay sin duda un patrón. Las relaciones abusivas se caracterizan por el poder y el control de un miembro de la pareja ejerce sobre el otro miembro”, explicó a Univision Noticias Liayne Rodriguez, terapista y miembro de la organización MUJER, Inc de Florida (Mujeres, Unidas, en Justicia, Educacion, y Reforma). Para ello el abusador comienza a utilizar la intimidación, la confusión, el aislamiento y el miedo.

La violencia doméstica puede ocurrir en cualquier relación y el abusador puede ser un cónyuge, pareja, compañero de cuarto, u otra persona de confianza.

“A veces no es tan sencillo reconocer una relación abusiva”, comenta Colleen Schmitt, director de Day One, una red de apoyo para mujeres en Minnesota. Otras, los comportamientos pueden aparecer gradualmente con el tiempo. Puesto que cada relación es diferente, las señales de la violencia doméstica no serán las mismas para todos.

El comportamiento violento en el hogar puede manifestarse a través del abuso físico visible como golpear, patear, estrangular, escupir, empujar, morder, o el abuso sexual, tales como asalto o violación.

¿Qué hacer?

Si crees que tu relación no es saludable o es abusiva, lo más importante es que pienses en tu seguridad. “La seguridad personal y familiar es un derecho humano. Si usted o una persona querida no siente paz o tranquilidad en su vida, por favor comuníquese con una profesional en su comunidad local. Existe ayuda disponible para personas que están pasando por violencia doméstica, así sea violencia física, emocional, o psicológica”, dijo a Univision Noticias Olga Trujillo, directora de educación e intercesión de Casa de Esperanza: National Latin@ Network.

Estas son algunas  recomendaciones:

  • Llama al 911 si sientes que estás en peligro inminente.
  • Toma en serio cualquier amenaza.
  • Habla con tu familia, amigos y compañeros de trabajo. Los abusadores aíslan a sus parejas. Manténte en contacto con amigos, familiares, maestros y otros.
  • Busca apoyo de grupos u organizaciones.
  • Conserva la evidencia de cualquier agresión.
  • Ten un plan de emergencia.
  • Considera obtener una orden judicial de protección.
  • Toma medidas para mantenerse a salvo. Considera dejar a tu pareja antes de que el abuso empeore.