Cuatro inmigrantes indocumentados de nacionalidad guatemalteca fueron abandonados por contrabandistas relacionados al grupo del narcotráfico conocido como Cártel del Noreste (CDN) en medio de las aguas del Río Bravo, en la frontera de Laredo en El Cenizo, Texas con el municipio de Nuevo Laredo en el estado de Tamaulipas en México, así reportó la Patrulla Fronteriza de Laredo Texas.

De acuerdo al comunicado de prensa de la Agencia, el incidente comenzó durante la noche del 6 de septiembre cuando el Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS) intentó detener un vehículo en un Toyota Camry en la autopista 83 de los Estados Unidos. El conductor del vehículo, uno de los sujetos al que le habían pagado para que los ingresara a Estados Unidos, no cedió y llevó a una persecución de vehículos que terminó en las aguas del Río Bravo en una de las zonas más profundas escapando y dejando en abandonó a los chapines.

En las escenas registradas se aprecia cómo 3 las víctimas tratan de ponerse a salvo en la parte superior del vehículo mientras esperan a ser rescatados, esto en medio de la noche, y con las aguas del Río Bravo bastante agitadas.

Ante ello, agentes de la Patrulla Fronteriza asignados a la Estación Sur de Laredo (LRS) con el apoyo aéreo de Aduanas y Protección Fronteriza de Operaciones Aéreas y Marinas (AMO) y la Unidad de Búsqueda, Trauma y Rescate de la Patrulla Fronteriza (BORSTAR) iniciaron un operativo de rescate. Uno de los oficiales se lanzó al agua y con ayuda de una cuerda, rescató una por una a las víctimas.

Ya en tierra y a salvo, fueron evaluados médicamente por los Servicios Médicos de Emergencia, y tras ello se determinó que ninguno requería tratamiento médico. Se detalló que eran ciudadanos de Guatemala que buscaban llegar a los Estados Unidos en búsqueda del sueño americano, pero finalmente fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza y serán deportados luego de ser procesados por las autoridades.

Vídeo cortesía de Patrulla Fronteriza CBP

Posteriormente, agentes del Departamento de Seguridad de Texas (DPS) recuperaron y confiscaron el vehículo que había quedado en medio de las turbias aguas del Río Bravo.

Síguenos