Los solicitantes de asilo habían protegido su condición de víctimas de violencia doméstica hasta el pasado mes de junio de acuerdo a las nuevas disposiciones de la administración de Donald Trump. 

En junio, el fiscal general Jeff Sessions revocó el precedente judicial y decidió por sí mismo que las víctimas de violencia doméstica que solicitan asilo, ya no califican.

La decisión del procurador de la nación afecta a miles de solicitantes de asilo en todo el país que son víctimas de violencia doméstica en sus países de origen.

Foto: elPaís502

Limitan el asilo

“Las leyes de asilo político son muy complicadas. Solo se permitirá para casos de perseguidos por religión, opiniones políticas, nacionalidad, membresía en un grupo particular, y raza”.

En 2009, empezó la protección para las víctimas de violencia doméstica. “El Departamento de Seguridad de la Nación estuvo de acuerdo que estas personas merecen ser protegidas. Ese año tuvimos a la primera mujer que ganó el asilo por violencia doméstica” explica un abogado consulado por el periódico La Opinión.

En casos como el de una mujer que fue víctima de violencia doméstica y está en el proceso de asilo, no la  pueden deportar. “Aunque la ley dice que no califican, tienen el derecho de presentar su caso de asilo. Lo que pasa es que el juez lo va a negar, luego lo pueden apelar en la Junta de Inmigración, después en el Noveno Circuito. Eso va a durar años”, reitera.

Asistencia gratuita

CHIRLA lanzó una campaña para ofrecer abogados de migración a los detenidos o en riesgo de deportación. Si necesitas ayuda, sisita la página www.chirla.org  y busca el enlace Warrios for Justice.