Durante las negociaciones sobre su plan migratorio con congresistas, el presidente Donald Trump ha tenido varios tipos de expresiones hacia los inmigrantes, pero referirse a ellos como originarios de “cagaderos” quizá sea demasiado.

El presidente Trump estaba frustrado con los legisladores el jueves en la Oficina Oval cuando se abordó la posibilidad de restaurar los Estatus de Protección Temporal (TPS) de Haití, El Salvador y los países africanos como parte de un acuerdo bipartidista de inmigración, reportó el Washington Post, que citó a dos personas informadas sobre la reunión.

“¿Por qué estamos teniendo a todas estas personas de esos ‘países de mierda’?”, expresó el mandatario según esta gente, refiriéndose a los países africanos y Haití.

Este diario confirmó que el republicano se molestó cuando fue presionado respecto al restablecimiento del TPS, que ampara a diez países de Asia, Africa y América Latina y que su gobierno ha venido desmantelando desde el año pasado.

Luego sugirió que Estados Unidos debería atraer a más personas de países como Noruega, con cuya primera ministra se reunió ayer.

Los comentarios dejaron sorprendidos a los legisladores, según personas familiarizadas con sus reacciones.

Por otro lado, los senadores Lindsey Graham (R-S.C.) y Richard J. Durbin (D-Ill.) propusieron recortar el programa de “lotería de visas” en un 50 por ciento y luego priorizar a los países que ya están en el sistema, informó al Post un funcionario de La Casa Blanca.

El plan propuesto por los republicano incluye todos esos puntos, pero un beneficio limitado para quienes forman parte de la Acción Diferida (DACA), ya que no se les facilitaría su acceso a la ciudadanía estadounidense.

Con información de La Opinión.