El Donald Trump, argumentó este martes que su “muro” ha “frenado” la entrada de COVID-19 desde México, a pesar de que su país supera con creces, a los países de la región, en número de muertes.

En las últimas semanas los estados fronterizos de Arizona, Texas y California experimentan un fuerte repunte de contagios después que reabrieron sus economías.

Trump visitó la frontera con México para festejar los avances en su promesa electoral estrella, la construcción de una barrera limítrofe, y eligió para ello el estado de Arizona, que será clave en las elecciones presidenciales de noviembre en las que busca ganar un segundo mandato.

Migrantes deportados dan positivo a Covid-19

De acuerdo a medios internacionales, al menos seis migrantes deportados el 9 de junio desde Estados Unidos a Guatemala dieron positivo al COVID-19 luego de que el presidente Alejandro Giammattei suspendiera durante por lo menos un mes los vuelos por ser un foco de contagio.

De acuerdo a Prensa Asociada, los nuevos casos fueron reportados por un funcionario de salud que pidió no ser identificado por no estar autorizado a hablar. El Ministerio de Salud informó oficialmente que no daría detalles de los contagios por temor a que los migrantes sean estigmatizados.

El vuelo en el que llegaron los últimos migrantes portadores del virus aterrizó en el país la tarde del 9 de junio con 40 adultos y 10 menores procedente de Alexandría, Louisiana. Antes Estados Unidos había enviado un vuelo desde el mismo lugar en el que al menos 65 migrantes también estaban contagiados.