Según una comisión de la Casa Blanca 142 estadounidenses mueren de sobredosis de drogas todos los días.

Por Redacción elPaís502

“La crisis de opiáceos es una emergencia y estoy diciendo oficialmente que ahora es una emergencia”, dijo Donald Trump a la prensa en Nueva Jersey. “Vamos a elaborarlo y vamos a convertirlo en una emergencia nacional. Es un problema serio, como uno que nunca habíamos tenido”, agregó el presidente desde Bedminster, NJ.

La declaración podría ayudar a desbloquear más apoyo y recursos para hacer frente a la epidemia de sobredosis de drogas, tales como financiación adicional y mayor acceso a diversas formas de tratamiento, y podría dar al gobierno más flexibilidad para acelerar una acción.

Foto: elPaís502

De acuerdo al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades los opiáceos jugaron causaron la muerte en más de 33.000 personas en el 2016. El mal uso de los opiáceos y la adicción –incluyendo analgésicos recetados, la heroína y opiáceos sintéticos como el fentanilo—ha creado una grave crisis en Estados Unidos, que afecta a la salud pública, así como el bienestar social y económico.

En su página oficial, el Instituto Nacional contra el Abuso de las Drogas dice que los opioides, si se toman tal como se recetan, se pueden utilizar para controlar el dolor de una manera segura y eficaz. Sin embargo, cuando se abusan, incluso una sola dosis grande puede causar una depresión respiratoria grave y la muerte.

“Nadie está a salvo de esta epidemia, que amenaza a todos, los jóvenes y los viejos, los ricos y los pobres, las comunidades urbanas y las rurales. Todo el mundo está amenazado. Las sobredosis por drogas son la causa principal de muerte accidental en Estados Unidos”, dijo Trump durante la reunión.

 

SHARE