Un nuevo estudio del Centro para la Integridad Pública ha revelado que “Casi 9 de cada 10 de los trabajadores agrícolas y procesadores de alimentos son inmigrantes latinos, el 43% no tiene documento para residir legalmente”, indica el informe.

En otras palabras, a nivel nacional un tercio de los 1.87 millones trabajadores esenciales en esas industrias son indocumentados.

En primera línea se encuentran los trabajadores agrícolas y de procesadoras de alimentos de los cuales cerca de 790,000 son inmigrantes, indica el estudio.

“Enfocándose en 10 industrias (se) encontraron 1.87 millones de trabajadores en empleos agrícolas y de procesamiento de alimentos de primera línea, 790,000 de los cuales son inmigrantes”, señala el informe. “Eso es aproximadamente el 43%, una proporción que es dos veces y media el porcentaje de inmigrantes en la fuerza laboral total de Estados Unidos”.

El informe agrega que fueron pocas las visas temporales para trabajos especiales de temporada, conocidas como H-2A. En este mapa se puede apreciar como la mano de obra de los inmgrantes esta presente en casi todo el país a pesar de la pandemia.

“Si usted está en contra de los inmigrantes indocumentados, entonces deje de comer el 50% de lo que está en su plato, ahora mismo”, dijo Erik Nicholson, quien fue vicepresidente nacional del sindicato United Farm Workers (UFW) con sede en California y ahora es consultor.

El informe resalta que estos trabajadores fueron básicos para enfrentar la crisis del coronavirus y no fueron reconocidos por su trabajo con la ayuda de la Ley CARES.

“La ley CARES excluyó a millones de trabajadores indocumentados en todas las industrias, incluida la producción de alimentos”, dice el documento.

El presidente Donald Trump rechazó desde el primer paquete de ayuda económica enviar fondos a indocumentados.

Síguenos