El pánico y la desesperación al interior de las cárceles de inmigración ha generado brotes de violencia

En una semana, del 10 al 17 de abril, los casos de coronavirus en las cárceles de inmigración se duplicaron al pasar de 61 a 124 contagios.

Los datos que en su sitio de internet muestra la Oficina para el Control de Inmigración y Aduanas (ICE) indican que la presencia del virus se ha detectado en 25 centros de detención.

El Centro Correccional Richwood, en Monroe, Louisiana, y el Centro de Detención de Otay Mesa, en San Diego, California, son los más afectados con 20 y 18 casos respectivamente. El Edificio Federal e Detención Buffalo, en Batavia, Nueva York, es otra de las cárceles de ICE con más índice de contagios con 13.

La agencia federal señala que 30 de sus empleados en centros de detención han resultado positivo a la prueba del coronavirus y que otros 88 trabajadores de ICE que no están asignados a tareas de reclusión también han sido contagiados.

La situación de pánico y desesperación que se vive al interior de las cárceles de ICE ha generado brotes de violencia como los ocurridos el 7 de abril en el Centro de Detención Krome, en Miami, Florida, donde decenas de internos y guardias de seguridad protagonizaron sangrientas peleas.

Aunque ICE ha empezado la liberación a cientos de detenidos, todavía permanecen encerrados alrededor de 35,000 inmigrantes, muchos de ellos en condiciones insalubres y de hacinamiento, por lo que se teme que más de ellos pudieran enfermar de COVID-19.

Guatemalteco enfermo

Salomón Diego Alonzo se encuentra recluido en el Centro Correccional de Richmond, en Monroe, Luisiana, desde el pasado 7 de agostos, cuando oficiales del servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés), llevaron a cabo una serie de redadas en procesadoras de pollo de seis ciudades de Misisipi.

Su esposa, Angelina Pablo Hernández, quien grabó un video suplicando la liberación de su esposo ya que se encuentra enfermó con síntomas del Covid19, así lo denunció el periódico guatemalteco Prensa Libre.

Salomón se encuentra en un hospital y de acuerdo a la publicación su salud va mejorando.

La Cancillería guatemalteca informó que el consulado en Houston lleva el caso, y que Salomón tiene un “pronóstico favorable”. Actualmente sigue un trámite de asilo y tiene una audiencia el próximo 28 de abril.

“Se está solicitando que por razones humanitarias, a su salida del hospital pueda ser enviado a su casa para pasar su proceso de recuperación y continuar su trámite migratorio”, puntualizó la oficina de Comunicación.