Este lunes concluye el plazo para que 195,000 salvadoreños en Estados Unidos puedan renovar por última vez su Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), que finalizará definitivamente el 9 de septiembre de 2019.

Por Aurora Samperio

Según datos de la Cancillería de El Salvador, hasta las 11 de la mañana del sábado solo 34,253 connacionales se había reinscrito a través de los consulados, de un aproximado de 125,000 salvadoreños que han completado su trámite hasta el martes pasado.

Esto conformaría un 64 % de 195,000 que están amparados al TPS, que han entregado la documentación respectiva para continuar siendo parte de la prerrogativa. El resto todavía puede reinscribirse hoy.

La red de consulados salvadoreños mantiene el servicio de apoyo con el llenado de formularios y asesorías para sus compatriotas que requieran realizar el proceso.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos anunció el pasado 8 de enero que la secretaria Kirstjen Nielsen, decidió poner fin al TPS para El Salvador, pero que daba un período de 18 meses para que los salvadoreños abandonen Estados Unidos o encuentren una salida legal.

Antes del anuncio de la cancelación, la embajadora de los Estados Unidos, Jean Manes, sostuvo que cada año es más difícil justificar ante el Gobierno estadounidense que se prorrogue el TPS para los salvadoreños, porque fue otorgado por los terremotos de 2001, condiciones que ya cambiaron.

El Gobierno salvadoreño está cabildeando una serie de alternativas para sus ciudadanos. Una opción es buscar una legislación a través del Congreso de EE.UU. para darle un estatus permanente a las personas que han estado legalmente en los EE.UU. por más de 16 años, según ha dicho el canciller salvadoreño, Hugo Martínez. Otra es una reforma migratoria integral que dé amnistía.

También, el gobierno considera que se puede analizar cada caso de los inmigrantes o que los compatriotas tramiten otro estatus migratorio en EE.UU. que les dé más estabilidad como la residencia y el asilo político. Otra alternativa mencionada son las peticiones familiares de hijos mayores de 21 años, nacidos en EE.UU., para padres y madres.

Según el informe “Un perfil demográfico y estadístico de las poblaciones del TPS de El Salvador, Honduras y Haití”, elaborado por el Centro de Estudios de Migración de Nueva York, los 195 mil salvadoreños beneficiarios del TPS tienen 192,700 hijos nacidos en Estados Unidos que podrían quedar separados de sus padres si estos deben abandonar el país a partir del 2019.