Cientos de personas acudieron a la ceremonia para honrar al primer estadounidense de nacimiento que es declarado mártir y beatificado.

Rother, nacido en Okarche, tenía 46 años y trabajaba como misionero en Guatemala cuando fue asesinado en 1981, uno de varios sacerdotes muertos durante la guerra civil del país entre la dictadura derechista y los guerrilleros liberales. Su nombre apareció primero en una lista de amenazados de muerte, y luego lo mataron a balazos en su misión.

Stanley Rother fue beatificado hoy en una misa en Oklahoma City, Estados Unidos, un paso previo a una posible canonización. La ceremonia, que incluyó himnos cantados en inglés, español, vietnamita y comanche, es el segundo evento de su tipo que se realiza en Estados Unidos.

El religioso dedicó su vida a los pobladores de Santiago Atitlán, Sololá, fue asesinado por un escuadrón de la muerte en 1981.

La arquidiócesis de Oklahoma City, que patrocinó la misión de Rother a Guatemala, inició el proceso de beatificación en el 2007. En diciembre del 2016, el papa Francisco lo declaró mártir.

A diferencia de los candidatos regulares, los mártires no necesitan un milagro certificado por el Vaticano atribuido a su intercesión para que sean beatificados; sin embargo, es necesario certificar un milagro para que sea declarado santo.

Francisco ha dejado claro que cree que los sacerdotes asesinados durante las dictaduras derechistas de América Latina murieron por intolerancia religiosa.

Doug Hoke/The Oklahoman via AP) (Associated Press)