La primera muerte de un inmigrante en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) a causa de Covid-19, fue reportada por las autoridades este miércoles 6 de mayo. 

Un salvadoreño de 57 años que estaba detenido en el Centro de Detención de Otay Mesa en California a cargo de las autoridades de inmigración de Estados Unidos murió el miércoles por complicaciones relacionadas con el COVID-19, informaron las autoridades, convirtiéndose en el primer deceso reportado a causa del virus.

El paciente murió debido a un falla respiratoria aguda provocada por una neumonía, uno de los padecimientos causados por la Covid-19 y es la primera muerte confirmada de Coronavirus en un inmigrante bajo custodia federal. 

Un representante de la familia identificó al inmigrante como Carlos Ernesto Escobar, un diabético que salió de El Salvador junto con su madre y sus hermanas en la década de 1980 y vivía en el área de Los Ángeles. Alex Guzman, miembro del grupo Otay Mesa Detention Resistance, señaló que Escobar estaba detenido desde enero en las instalaciones de San Diego.

Las hermanas de Escobar dijeron al diario The San Diego Union-Tribune que él recibió una transfusión sanguínea el martes, pero que su cuerpo ya estaba demasiado debilitado a causa del virus.

El centro de detención, controlado de forma privada por la empresa CoreCivic, ha registrado al menos 200 contagios de Coronavirus, convirtiéndose en el más afectado en los campos de ICE. 

En total hay 705 casos confirmados en los campos de detención de ICE alrededor de todo EE.UU., pero han realizado pruebas en tan sólo 1,460. Esto quiere decir que casi la mitad de los presos analizados resultó positivo y seguramente el número real de infecciones es mucho más elevado.