La Corte Suprema de Estados Unidos emitió un fallo en el poder que tiene el gobierno para revocar la nacionalidad estadounidense a inmigrantes nacionalizados por mentir durante su proceso de naturalización.

La máxima autoridad judicial de Estados Unidos conoció el caso de una serbia originaria de Bosnia, Divna Maslenjak,  quién mintió sobre su pasado durante el proceso migratorio.
Durante su solicitud de asilo, le dijo a las autoridades de inmigración bajo juramento que tanto ella como su marido habían evitado hacer el servicio militar y huido de su país, pero se acabó demostrando que su afirmación era falsa: su marido sí había luchado con el Ejército serbio-bosnio en la década de los 90.
Ahora su caso volverá a la corte estatal, quien decidirá si realmente debían o no dejarla sin pasaporte estadounidense.
Resolución
“Demostrar que el acusado mintió sobre datos que hubieran importado a un funcionario de inmigración, porque hubieran justificado la negación de su naturalización o hubieran llevado a otros datos determinando el resultado final”.