El 1 de noviembre de cada año se celebra en Guatemala el Día de Todos los Santos, una tradición en la que se realizan diferentes actividades.

En Guatemala, el Día de Todos los Santos se celebra con visitas a los cementerios, en donde cientos de familias se reúnen a dejar flores a los seres queridos que ya han partido.

En Sumpango, Sacatepéquez se vuelan barriletes con los vientos de noviembre que caracterizan esta época del año; y se degusta el tradicional fiambre.

En Todos Santos Cuchumatán, Huehuetenango, la famosa Carrera de las Ánimas, también se realiza este 1 de noviembre.

De acuerdo con un habitante del lugar, la historia cuenta que en la Finca Chancol, Huehuetenango, los criollos guardaban los caballos. Un grupo de vecinos se organizó para pedir los animales a los españoles, pero estos se negaron al creer que no serían capaces de conducirlos.

Por eso, en actitud de protesta y demostración los vecinos de Huehuetenango realizaron la llamada Carrera de las Ánimas —conocida como juego de gallos o carrera de cintas— para demostrar que sí eran capaces de domar a los animales.

Los jinetes deben portar el traje ceremonial de Todos Santos Cuchumatán, que incluye sombrero con plumas de colores, pañuelos coloridos y cintas rojas.

Los caballos que se utilizan en la carrera son entregados a las 5:00 horas del 1 de noviembre, por lo que los jinetes no conocen al animal y esto lo hace aún más peligroso.

Sin embargo, la muerte de una persona representa un año de buena suerte y es motivo de una celebración más.