El 62% de los partidarios de Trump apoyan  una vía hacia la ciudadanía para los amparados al “DACA”, siempre que haya una fuerte seguridad fronteriza.

El presidente Donald Trump se reunió por más de dos horas en la Casa Blanca con 25 legisladores de ambos partidos y ambas cámaras del Congreso para tratar de acercar posiciones sobre asuntos migratorios

El mandatario dijo que se compromete a “asumir consecuencias” de acuerdo con una transcripción del encuentro, divulgada por la Casa Blanca, Trump se quejó varias veces de las pugnas partidistas y posturas divisorias, y expresó confianza en que sí se puede llegar a un acuerdo ahora, y más adelante abordar una reforma migratoria integral.

“Cuando hablamos de reforma migratoria integral, que es hacia donde quisiera llegar eventualmente, si hacemos bien este proyecto de ley, no estamos muy lejos… si hacemos adecuadamente DACA, no estamos lejos de una reforma migratoria integral”, argumentó Trump.

“Si quieren tomar ese paso adicional, yo asumiré las consecuencias. No me importa, no me importa—yo asumiré las consecuencias de lo que quieran darme, para quitar la carga a los demócratas y republicanos”, subrayó Trump, en un intercambio con el senador demócrata por Illinois, Dick Durbin.

Durbin y el senador Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur, son co-autores del “Dream Act” para legalizar a los cerca de 800,000 jóvenes indocumentados que se acogieron al DACA de 2012.

También fueron dos de los negociadores del llamado “Grupo de los 8” que elaboró la reforma migratoria de 2013,  que incorporó muchos de los elementos que ahora están sobre el tapete.

Graham agradeció el liderazgo de Trump en este diálogo y dejó en claro que sólo apoyará un acuerdo que cuente con el aval de la Casa Blanca.

En ese sentido, Graham dijo que, pese a los ataques que ha recibido por apoyar una reforma migratoria, “sigue de pie”, aunque de paso se ha ganado motes como “Lindsey Grahamnistía”, “Lindsey Gómez”.

“Nombre cualquier nombre que quieran darme, me lo han dado. Y sigo de pie”, señaló Graham, quien explicó que no siente “animadversión” hacia la población indocumentada, y sus votantes en Carolina del Sur quieren resultados.

La clave, continuó Graham, es lograr un acuerdo que resuelva de una vez por todas el problema de la inmigración ilegal para no estar retomando el tema “cada 20 años”.