El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, se reunió con congresistas y senadores en Washington, DC en donde conversaron de varios temas regionales.

Fue una cena en donde el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, compartió con varios congresistas y senadores, entre ellos el cubano americano Marco Rubio, senador republicano por el estado de Florida, anti-castrista, desde el Comité de Relaciones Exteriores se ha encargado de sancionar a Venezuela y su visión migratoria se basa en apoyar el fortalecimiento de las fronteras.

“apoyar su función, hay una cosa que me impresiona mucho del presidente, él no viene aquí a pedir dinero, esta pidiendo entrenamiento y equipo, para que el pueblo de Guatemala pueda enfrentarse a estos elementos que tanto le han hecho a Estados Unidos y obviamente al pueblo de Guatemala”  afirmó el Rubio en una entrevista realizada por el equipo de prensa del mandatario Morales.

En la misma reunión se encontraba el Congresista Ken Buck por Colorado y el Senador Bill Casidy de Louisiana, ambos del partido Republicano quienes han apoyado al Presidente Donald Trump en sus políticas migratorias.

El encuentro con Donald Trump

Foto: Casa Blanca

De acuerdo con la Casa Blanca, el presidente Morales se reunió brevemente con el Presidente Donald Trump, el encuentro fue cerrado a la prensa, según reporta Prensa Libre y EFE, el tema de conversación entre ambos mandatarios sería Jerusalén. “Guatemala fue el primer país que le dio apoyo a Estados Unidos cuando Trump declaró que iba a mover la embajada estadounidense a Jerusalén y uno siempre tiene que ser agradecido”, dijo una funcionaria de la Casa Blanca.

Ambos mandatarios coincidieron en el  Desayuno Nacional de Oración, un acto que mezcla política y religión y que se celebra cada año en febrero. El costo del desayuno es de $150.00 (ciento cincuenta dólares) por persona.

El presidente Jimmy Morales se encuentra desde el martes en la ciudad de Washington para una visita de cuatro días en la que también visitará Nueva York para abordar temas del Plan para la Alianza de la Prosperidad, “apoyo al tema empresarial e inversiones para Guatemala”, además de la Agenda 2030, según adelantó en una conferencia de prensa la la canciller guatemalteca, Sandra Jovel.