Las remesas enviadas por migrantes podrían pasar de ser un estímulo para el consumo local a un proyecto de emprendimiento en la inversión, en franquicias guatemaltecas que generen oportunidades económicas. 

Una de las características del Encuentro con el Migrante que se realizó en la ciudad de Guatemala, el 27 y 28 de julio, fue la presentación de un nuevo modelo de inversión, que ha captado la atención de los guatemaltecos que trabajan en el extranjero y envían dinero a sus familiares, ya que por una inversión “moderada” en un negocio situado en el territorio nacional, les permitiría ser dueños de una empresa y tener un ingreso económico.

Viceministro de Economía, Ezrra Orozco, en presentación del Encuentro con el Migrante.

El viceministro de Economía, Ezrra Orozco, en entrevista para elPaís502 manifestó que hay un flujo de remesas que se está destinando únicamente al consumo.“en ocasiones el migrante retorna al país o su fuente de ingreso en Estados Unidos se termina, lo que genera un problema o estancamiento económico para la familia en Guatemala” agregó.

 

Soluciones Alternativas

El modelo de “microfranquicias”, llamado así por su costo que asciende entre US 10 mil y US 15 mil dólares, es un programa del Ministerio de Economía que esta fomentando la expansión de los negocios, a través de un modelo en el cual el migrante involucra a su familia que reside en Guatemala, dando así otra alternativa par el uso de las remesas.

“hemos visto el potencial que hay en el flujo de dinero hacia el país, si imagináramos que parte de los siete mil millones de remesas que se reciben anualmente entrarán a la inversión, esto sería revolucionario”  Ezrra Orozco, Viceministro de Economía. 

Franquicia gastronómica

Empanadas Doña Nany, una empresa originaria de Retalhuleu, fue una de las 5 franquicias presentadas durante en el “Encuentro con el Migrante”. Gianinna Brol, gerente general de la empresa, comentó a elPaís502, que este tipo de inversiones puede ser una fuente de empleo familiar. “los migrantes puedan invertir para sus familiares, para que puedan generar y prosperar las remesas y que no se queden estancadas únicamente en el consumo”. afirmó.

La inversión podría variar entre Q80 mil o Q90 mil, que incluye todo lo necesario para el inicio del negocio propio. Los inversionistas pueden elegir entre tres formatos:  La casita de Doña Nany, el Eco Tuc que es una variante móvil que emplea un vehículo eléctrico y el quiosco para ser instalado en diversos puntos o en centros comerciales.

Eco Tuc
La Casita de Doña Nany

Esta microfranquicia ofrece una amplia variedad de empanadas elaboradas en forma artesanal, un platillo muy típico y tradicional en el país.