Según el diario San Francisco Chronicle, la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE) planea arrestar a más de 1,500 indocumentados en esta zona, con el fin de comunicar que las políticas migratorias serán aplicadas a pesar de que California ha sido designado “estado santuario”.

La campaña, según una fuente que pidió mantener el anonimato, tendrá sede en el Área de la Bahía de San Francisco, y será la más grande que se ha realizado bajo la presidencia de Donald Trump.

Como ya es costumbre, los agentes irán detrás de todas aquellas personas que recibieron una última orden de deportación o posean antecedentes penales. Sin embargo, declaró la fuente, es probable que las autoridades detengan a otras personas indocumentadas, a título de “arrestos colaterales”, mientras realizan el operativo.

La fuente también confirmó que ICE se concentrará en aquellos establecimientos reconocidos por contratar a personas indocumentadas, que por ende están bajo sospecha. La agencia ha pedido que se envíen a más agentes de otras unidades del país para efectuar dicha redada.