La guatemalteca Nury Chavarría quien se encontraba refugiada en una iglesia en Connecticut para evitar su deportación, recibió buenas noticias de una corte federal y podrá permanecer en el país temporalmente, según informó el gobernador de ese estado Dannel P. Malloy.

El mandatario quién desde un principio apoyó a la madre de cuatro hijos ciudadanos, celebró la decisión del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y de la corte para que la madre de 43 años de edad, pueda permanecer en el país al lado de su familia.

“La razón y la compasión han prevalecido. Nunca hubo una justificación razonable para que Nury Chavarría fuese amenazada con la deportación y ser separada de sus hijos”, dijo el gobernador Malloy quien además agregó en un comunicado que los inmigrantes son vitales para el crecimiento del país.

SHARE