Una enfermera dijo que algunas de sus pacientes le comunicaron que tenían miedo de ir a un médico al que llamaban “coleccionista de úteros”, según la denuncia.

La enfermera que trabajó en un centro de detención del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en el condado de Irwin, Georgia, y cuatro abogados que representan a clientes allí, afirman que las mujeres inmigrantes son enviadas rutinariamente a un ginecólogo que las ha dejado lastimadas y realizado procedimientos innecesarios, incluidas histerectomías.

El médico, a quien tres abogados identificaron como el Dr. Mahendra Amin, que ejerce en Douglas, Georgia, ha seguido atendiendo a mujeres del Centro de Detención del Condado de Irwin durante los últimos años a pesar de las quejas de sus pacientes.

Amin fue objeto de una investigación del Departamento de Justicia en 2015 por hacer afirmaciones falsas a Medicaid y Medicare. Como resultado, él y otros médicos involucrados pagaron $ 525,000 en un acuerdo civil, según el Departamento de Justicia.

Los abogados identificaron al médico después de que Dawn Wooten, quien trabajaba como enfermera dentro de las instalaciones, presentara una denuncia ante el Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional. Dijo en la denuncia que los detenidos no estaban recibiendo pruebas de COVID-19 y otra atención médica necesaria.

Wooten trabajó a tiempo completo como enfermera practicante con licencia en el Centro de Detención del Condado de Irwin en Ocilla, Georgia, hasta que fue destituida de ese cargo en julio.

Los abogados identificaron al médico después de que Dawn Wooten, quien trabajaba como enfermera dentro de las instalaciones, presentara una denuncia ante el Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional. Dijo en la denuncia que los detenidos no estaban recibiendo pruebas de COVID-19 y otra atención médica necesaria.

Wooten trabajó a tiempo completo como enfermera practicante con licencia en el Centro de Detención del Condado de Irwin en Ocilla, Georgia, hasta que fue destituida de ese cargo en julio.

También dijo que no hubo suficientes pruebas activas para el coronavirus, de los inmigrantes detenidos, y que la instalación no estaba “reportando todos estos casos que son positivos”, lo que significa que la cantidad de casos en la instalación fue posiblemente mucho mayor que la reportada por ICE.

Casos documentados

Benjamin Osorio, otro abogado que representa a mujeres en las instalaciones del condado de Irwin, dijo que dos de sus clientes recibieron histerectomías que creen que pueden haber sido innecesarias.

A una de las mujeres, que está en edad fértil, se le dijo que debía someterse a una histerectomía después de que Amin encontró quistes ováricos, dijo Osorio. Se le informó que eran cancerosos, pero sus registros indican que no le hicieron una biopsia para confirmar el cáncer, dijo. En otro caso, dijo, le dijeron a su cliente que tenía cáncer de cuello uterino en etapa 4 y que necesitaría una histerectomía y quimioterapia. Pero después de su histerectomía, un oncólogo en Charlotte dijo que no tenía cáncer, según Osorio.

Otra abogada, Sarah Owings, dijo que ha oído hablar de muchas mujeres a las que les han dicho que tienen quistes ováricos que deben extirparse o drenarse.

“No creo que esto sea necesariamente una esterilización sistémica por parte de ICE. Creo que este es el tipo de cosas que pueden prosperar en el curso de una mala supervisión y unas condiciones de confinamiento terribles e inhumanas”, dijo Owings.

En su denuncia, Wooten dijo que algunas de sus pacientes le dijeron que tenían miedo de ir a un médico al que llamaban “coleccionista de úteros”, según la denuncia.

Síguenos