Un oficial de policía de Los Ángeles fue acusado de asalto en relación con un video que lo muestra golpeando repetidamente a un hombre desarmado sin hogar en Boyle Heights, dijeron el martes las autoridades.

Frank Hernández, quien ha estado con el Departamento de Policía de Los Ángeles durante más de 20 años, fue acusado de un cargo de asalto el 27 de abril.

“Este es un caso inquietante del uso ilegal de la fuerza a manos de un oficial de policía”, dijo Lacey en un comunicado. “En este caso, creemos que la fuerza no era legalmente necesaria ni razonable”.

Hernández y su compañero estaban respondiendo a una llamada de intrusión en la cuadra 2400 de Houston Street cuando se enfrentaron a un hombre sin hogar que había instalado una tienda de campaña en un lote adyacente a una iglesia local.

El video del incidente grabado con un teléfono celular muestra al oficial lanzando más de una docena de golpes en la cabeza y el cuerpo del hombre. El hombre no parece estar armado o resistiéndose.

Se dió a conocer que el policía, Frank Hernández, ha estado involucrado en tres tiroteos en servicio a lo largo de su carrera, incluido el asesinato en 2010 del guatemalteco, Manuel Jamines, que generó días de protestas violentas en el área de Westlake.

Frank Hernández disparó y mató a Manuel Jamines – reporte

En septiembre 6 del 2010, la policía acudió al área de Westlake, el corazón de la comunidad guatemalteca en la ciudad de Los Ángeles, por una llamada de un peatón a la 1 p.m. aproximadamente que denunciaba a un hombre que se encontraba bajo los efectos del alchool y armado.

Según el informe final, los uniformados se enfrentaron al guatemalteco a quien le ordenaron que soltara el cuchillo varias veces, pero Jamines no pudo soltar el arma y los oficiales comenzaron a disparar. Jamines falleció en el lugar.

Un año después, el organismo de supervisión del Departamento de Policía de Los Ángeles emitió su fallo el cual indicaba que Frank Hernández disparó dos veces a la cabeza del inmigrante guatemalteco. La versión oficial fue que un hombre borracho y con un cuchillo había amenazado a una mujer embarazada, sin embargo nunca se pudo confirmar.

Hernández fue absuelto de cualquier delito por disparar y matar al guatemalteco Manuel Jamines.

Las versiones de la comunidad sobre lo sucedido a Manuel Jamines?

Esa tarde, las multitudes se reunieron a lo largo de la cinta de la escena del crimen que se extendió por varias cuadras mientras los oficiales permanecían en la escena. Las multitudes se hicieron más grandes a medida que pasaba el tiempo. Todos los ojos se centraron en el cuerpo del guatemalteco fallecido que estaba cubierto con una sábana blanca y permanecía a la vista en una esquina frente a una tienda chapina.

Un residente dijó que Jamines, era conocido en el área y con frecuencia parecía estar borracho. A menudo lo veían desmayarse no muy lejos de donde le dispararon. Manuel tenía 37 años, padre de tres hijos y hablaba con fluidez K’iche. Posiblemente entre el alchool y el idioma no pudo comprender las ordenes de la policía. Su familia dijó que tenía problemas con la bebida pero no era violento.

Su muerte generó protestas violentas en la ciudad de los Ángeles por tres días.