Las autoridades solo han podido contener un 25% del devastador incendio.

Las autoridades informaron este lunes el hallazgo de otros 13 cuerpos en la zona afectada por el gigantesco incendio que se presenta desde el jueves en el norte de California, lo que significa que un total a 42 personas han perdido la vida. Este incendio se ha considerado en el más mortífero de la historia del estado.

La Asociación Nacional de Protección contra Incendios recomienda que los dueños de animales en áreas de riesgo tengan planes de evacuación para los animales, pero debido a la urgencia de algunas órdenes, muchos no pudieron regresar a casa para rescatar a sus mascotas y otros animales.

Allison Cardona, subdirector de operaciones de cuidado y control de Animales del Condado de Los Ángeles, dijo que unos 700 animales -incluyendo 550 caballos, 9 vacas y al menos una tortuga- están ahora bajo el cuidado de su agencia.

Pero calculó que al menos 10.000 mascotas más fueron desplazadas por los Incendios de Woolsey y Hill, ambos cerca de la línea de Ventura-Los Angeles, y por el incendio Camp en el condado rural de Butte, de acuerdo con NBC.

GettyImages

En declaraciones a los medios, el sheriff del condado de Butte, Kory Honea, explicó que de los 13 muertos encontrados este lunes, diez estaban en la ciudad de Paradise, de 26.000 habitantes y que fue completamente engullida por las llamas, mientras que los otros tres estaban en la pequeña localidad de Concow.

Además, alrededor de 200 personas permanecen desaparecidas, por lo que la cifra actual podría subir aún más en los próximos días.

Este mismo lunes, el presidente estadounidense, Donald Trump, aprobó la solicitud de California para declarar los incendios un “desastre de especial gravedad”, lo que ofrecerá a los afectados por los fuegos ayuda financiera del Gobierno federal para alojamiento, desempleo, gastos legales y tratamiento psicológico.

En paralelo al “Camp Fire”, otro gran fuego quema en el sur del estado, cerca de Los Ángeles, que ha sido bautizado como “Woolsey Fire” y que se ha cobrado la vida de dos personas que se perdieron mientras trataban de huir de las llamas en su vehículo.

Además de las dos víctimas mortales, el “Woolsey Fire” ha destruido 370 edificios, entre ellos los hogares de varios famosos como Neil Young y Miley Cyrus, y ha arrasado 37,600 hectáreas.