Otros 3,2 millones de estadounidenses presentaron reclamos por primera vez por beneficios de desempleo la semana pasada, luego de tener en cuenta los ajustes estacionales, informó el jueves el Departamento de Trabajo.

Sumando los datos de las últimas ocho semanas se puede observar que la crisis generada por el coronavirus covid-19 ha provocado la destrucción de cerca 33,7 millones de empleos en Estados Unidos.

Todos los estados informaron de un aumento de las peticiones de subsidio por desempleo en la última semana, con California a la cabeza, con 318.064 solicitudes, por delante de Texas (247.179) y Georgia (226.884).

“El virus covid-19 sigue impactando el número de peticiones de subsidio de desempleo”, ha explicado el Departamento de Trabajo.

En general, las últimas siete semanas de reclamos récord, muestran una imagen clara: el mercado laboral de Estados Unidos está en peligro y la gente está sufriendo.

El miércoles, el Informe Nacional de Empleo de ADP mostró que en abril se perdieron más de 20 millones de empleos en los Estados Unidos. El informe oficial de empleos de la Oficina de Estadísticas Laborales se entregará el viernes, y los economistas esperan ver 22 millones de pérdidas de empleos y una tasa de desempleo del 16%, los peores despidos registrados.