Un joven guatemalteco, cuya familia dice que necesita cuidados especiales porque tiene síndrome de Down, fue arrestado durante un reciente operativo del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos.

Juan Gaspar-García fue una de las 28 personas detenidas en Fort Pierce el 28 de marzo, cuando agentes de Seguridad Interna allanaron una compañía de instalación de carpas, según dijo un familiar.

Gaspar-García, de 22 años, trabajaba en la compañía TentLogix junto a su hermano, cuyo nombre no fue revelado. El hermano de Gaspar-García fue liberado debido a que cuenta con la protección DACA que el gobierno otorga a jóvenes indocumentados que califiquen.

Pero Gaspar-García, quien inmigró a Estados Unidos cuando tenía 14 años, tras la muerte de su madre en Guatemala, no solicitó el DACA ni tiene otro estatus de protección migratoria y permanece detenido en el Broward Transitional Center, en Pompano Beach.

Su hermana, Dolores Gaspar-García, publicó una petición en la página web somos.presente.org, pidiendo al senador republicano por Florida Marco Rubio que ayude a proteger a Juan Gaspar-García de la deportación.

“Mi hermano no tiene la capacidad de entender algunas situaciones sin que se las expliquen bien porque tiene síndrome de Down, y probablemente no entiende por qué está ahí ni qué está pasando”, dijo Dolores a el Nuevo Herald. “Además él tiene diabetes, toma medicamentos y es muy importante que esté con nosotros para recibir los cuidados especiales que necesita”.

Juan Gaspar-García se graduó de la escuela secundaria South Fork High School, en Stuart, Florida, como estudiante de un programa para personas con necesidades especiales. Cortesía: Florida Immigrant Coalition

Según Dolores, si Gaspar-García es deportado a Guatemala, no tiene a nadie que lo pueda cuidar en su país natal. Sus tres hermanos y su papá viven en Florida. En el 2007 el joven se graduó de la escuela secundaria South Fork High School, en la ciudad de Stuart, Florida en un programa especial para personas con discapacidades.

Somos una familia de cuatro. Juan es el mayor pero siempre lo hemos visto como el menor debido a su retrazo en el desarrollo”, dijo Dolores en la petición. “En realidad él no sabe leer, escribir o expresarse bien y tartamudea cuando se pone nervioso. Estoy segura que en estos momentos me necesita”.

La oficina de Rubio se enteró de la petición el martes y se comunicará con la familia para ofrecer asistencia, dijo una representante.

El martes por la tarde, Néstor Yglesias, vocero de ICE en Miami, emitió la siguiente declaración:

“Los agentes especiales de Investigaciones de Seguridad Nacional de ICE encontraron a Juan Gaspar-García mientras ejecutaban una orden de allanamiento criminal en su lugar de trabajo. Se pusieron en contacto con sus contrapartes de la Policía de Inmigración (ICE), que determinaron que Gaspar-García estaba en el país ilegalmente, lo arrestaron y le notificaron que debe comparecer ante un tribunal de inmigración. El procedimiento de su caso de inmigración están en curso”, dice la declaración.

Juan Gaspar-García, consiguió su libertad y su familia seguirá peleando su caso

“Ahora vamos a continuar luchando para ver si logra tener un estatus legal en este país”, aseguró la mujer, quien recogió a su hermano del centro de detención de Broward.