Este 15 de agosto se cumple el quinto aniversario de la entrada en vigor del programa de Acción Diferida (DACA), una medida de la administración de Barack Obama que protege de la deportación a los jóvenes que llegaron a Estados Unidos siendo muy pequeños y les otorga beneficios para continuar sus estudios o trabajar legalmente en el país. 

“Debemos enviar un claro mensaje: seguimos en la lucha, estamos en la resistencia, no volveremos a vivir en las sombras”, afirma Erika Andiola reconocida activista “soñadora” de Phoenix, Arizona.

De acuerdo a las estadísticas de el Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés) 39,258 jóvenes guatemaltecos se han beneficiado del programa DACA, lo que les ha permitido tener acceso a un número de seguro social, una identificación del estado donde viven, oportunidades de estudio e incluso un empleo mejor remunerado.

Alejandra Perez / United We Dream

Como el caso de Alejandra Perez, quién nació y se crió en Guatemala. Junto con su madre y hermano, migraron a Los Ángeles, California cuando ella tenía 12 años.  En 2009, su familia decidió mudarse a Seattle, WA para obtener mejores oportunidades y desde entonces, Alejandra como beneficiaria de DACA, ha hecho ahora su misión de proporcionar recursos y crear acceso a la educación superior para las personas con un status irregular en el país.

Actualmente Alejandra ha sido beneficiada con 18 becas para que realice sus estudios superiores.

Jornada de Acción Nacional en defensa de los soñadores

Jóvenes inmigrantes y aliados de todo el país se reunirán en sus ciudades y otros marcharán a las fueras de la Casa Blanca para exigir a la administración de Donald Trump que defienda la DACA y el Estatus de Protección Temporal (TPS), como parte de una jornada de acción nacional organizada por United We Dream, una de las más grandes organizaciones que se dedica a la defensa de los soñadores.

Durante los últimos cinco años, el programa de Acción Diferida (DACA) ha proporcionado protección ante la deportación, oportunidad de educación superior y puestos de trabajo a unos 800 mil jóvenes, la mayoría de México, El Salvador y Guatemala.

Riesgo de cancelación del programa

A mediados del mes pasado, el entonces secretario de Seguridad Nacional y actual jefe de personal de Donald Trump, John Kelly, encendió la señal de alarma sobre el futuro del mecanismo al advertir que corre peligro y podría quedar en manos de los tribunales.

Kelly afirmó que él personalmente respaldaba la iniciativa, pero dijo que la discutió con abogados dentro y fuera del Departamento de Justicia y la mayoría estima que, tal como existe, no es legalmente sostenible y el fin del programa podría estar próximo.