La Ley Confianza promulgada este día en Illinois creará “zonas seguras” donde los agentes de ICE no podrán ingresar (como escuelas, iglesias y hospitales) a menos que presenten una orden judicial de arresto.

También prohíbe el uso de prisiones privadas para recluir a indocumentados en espera de ser deportados, entre otros cambios.

Con la puesta en vigor de la Ley Confianza, todo el estado de Illinois contará con algunas de las protecciones que ya otorgaban lugares como Chicago, considerada una ciudad santuario.

“(La ley) manda un mensaje al gobierno federal de que somos un estado que aprecia a los inmigrantes y ayudará a que nuestra comunidad deje de tener miedo”, afirmó la activista Estela Melgoza, directora del grupo Mujeres Latinas en Acción en Chicago a medios locales.

Un reporte del Pew Research Center estima que en Illinois residen aproximadamente unos 450,000 inmigrantes en status irregular.

“Básicamente lo principal de la ley (de Illinois) es que va a prohibir que la policía detenga a cualquier persona basado en su estatus migratorio. Inmigración puede seguir en el estado de Illinois, pero la policía local no está para facilitarles su trabajo”, dijo Mónica Ruiz-Velazco, abogada y directora ejecutiva del Proyecto de Acción de los Suburbios del Oeste (PASO), organización comunitaria que lucha por la justicia social de la comunidad inmigrante.