Según reporta la cadena de noticias NBC la operación a nivel nacional fue cancelada, después que se filtrara la información.

El Departamento de Seguridad Interna había planeado redadas a nivel nacional para arrestar a 8,400 inmigrantes indocumentados a finales de este mes. La información fue confirmada por tres funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y un documento interno de la agencia, que describió el plan como “la operación más grande de su tipo en la historia de ICE”

La agencia emitió un comunicado este jueves, diciendo que había cancelado el plan a nivel nacional debido al huracán Irma y los daños causados ​​por el huracán Harvey.

“Aunque generalmente no comentamos sobre las operaciones que realizamos, los planes operacionales están sujetos a cambios basados ​​en una variedad de factores”, dijo la portavoz del ICE, Sarah Rodríguez, en un comunicado.

“Debido a la situación actual en la Florida y otras áreas potencialmente afectadas y la recuperación en curso en Texas, la Agencia de Inmigración y Aduanas de los Estados Unidos (ICE) ha revisado todas las operaciones y la prioridad son las áreas afectadas las cuales estarán enfocadas en las actividades que salvan y mantienen las vidas”.

Las operaciones se realizarían durante cinco días a partir del 17 de septiembre, y fueron llamadas “Operación Mega”, según el documento, un memorando circuló en toda la agencia en agosto.

Según uno de los funcionarios que habló bajo anonimato, aseguró que no es usual que las operaciones de ICE se realicen con el objetivo de arrestar a cientos o incluso miles de personas, pero en esta ocasión podría haber sido impulsado por un esfuerzo de alcanzar una “cuota” antes que finalice el año fiscal este 30 de septiembre.

La “Operación Mega” no estaba dirigida a los jóvenes beneficiados por DACA, dijo uno de los funcionarios. “Ellos no corren el riesgo de ser deportados hasta el 5 de marzo de 2018”, fecha en que el Presidente Trump estableció el vencimiento del programa si el Congreso no actúa para que sea ley.

Dave Lapan, portavoz de la Agencia de Inmigración y Aduanas, dijo el jueves pasado que los agentes de inmigración dejarían de apuntar a inmigrantes no criminales que buscan refugio o ayuda por el huracán Irma. La agencia siguió el mismo protocolo en áreas de Texas devastadas por el huracán Harvey la semana pasada.

Información de NBC News