Activistas en Fildadelfia han denunciando que autoridades del Hospital Jefferson Torresdale Health están tratando de “repatriar médicamente” a un guatemalteco indocumentado quien se encuentra con una lesión cerebral por consecuencia de un grave accidente en motocicleta ocurrido en mayo.

En redes sociales circula una petición para impedir que el chapín sea retornado ya que autoridades hospitalarias indicaron que no pueden seguir costeando los gastos médicos por lo cual ya habían contratado servicios privados para trasladar esta mañana al connacional pese a que la familia no ha dado ninguna autorización.

El Proyecto de Migración Libre, dirigido por el abogado de inmigración de Filadelfia David Bennion argumentó que el Departamento de Inmigración de Aduanas (ICE) no está involucrado en el caso y que el hospital se escuda en decir que no obtuvo el consentimiento del paciente o su familia para detener la deportación.

Lideres de la organización Shut Down Berks Coalition dicen que el hombre podría morir si regresara a Guatemala.

La concejal de la ciudad, Helen Gym, dijo el miércoles por la mañana que se había puesto en contacto con el hospital sobre el asunto y que estaba buscando más información. “Si hay algún tipo de” repatriación médica “en Filadelfia, dirigiré una audiencia al respecto”.

Filadelfia es una ciudad santuario, lo que significa que en sus políticas gubernamentales se esfuerza por tratar a todos los residentes de la misma manera, sean o no ciudadanos estadounidenses.

El paciente lesionado no puede pagar sus facturas médicas, por lo que el hospital quiere deportarlo “porque es más barato gastar $ 50,000 para enviarlo a Guatemala que seguir cuidando de él”, publicó Jasmine Rivera, líder del grupo de defensa de inmigrantes Shut Down Berks. en Facebook. “

Mientras el hospital emitió un comunicado de prensa en el cual indican que no pueden discutir casos específicos, pero que todas las decisiones sobre la atención a pacientes las toman con el personal médico.


“Exploramos todas las opciones y participamos en un proceso colaborativo centrado en el paciente”, dijo el sistema de salud. “No tomamos ni tomaremos una decisión independiente relacionada con la atención del paciente o su ubicación. Si bien esas decisiones están informadas por las necesidades clínicas del paciente, las decisiones finales las toma el paciente, o si el paciente no puede tomar tales decisiones, su familia o representante legal “.

Los problemas relacionados con el traslado del paciente a Guatemala surgen en medio de una pandemia letal y en medio de las continuas protestas nacionales por el racismo sistémico. Médicos y enfermeras en Filadelfia y otras ciudades marcharon por las calles para exigir el fin de las disparidades de salud y un mejor tratamiento para los afroamericanos y otros, incluidos los inmigrantes, que a menudo carecen de acceso a una atención de calidad.

Las llamadas repatriaciones médicas han continuado en silencio durante mucho tiempo en los Estados Unidos, ocurriendo cuando los hospitales transfieren a los pacientes indocumentados que necesitan atención crónica a su país de origen. La práctica no está regulada y, a menudo, los pacientes no han dado su consentimiento para ser retirados, según el bufete de abogados Norris McLaughlin, que ejerce en Pensilvania, Nueva Jersey y Nueva York.


Para los hospitales, estos casos presentan un problema financiero, particularmente con pacientes cuyas lesiones cerebrales significan que requerirán atención de por vida. Los pacientes indocumentados generalmente no son elegibles para servicios a largo plazo pagados por el gobierno, por lo que los hospitales no pueden darles de alta de manera segura en hogares de ancianos, agencias de atención domiciliaria y otras agencias comunitarias que no desean asumir enormes costos sin posibilidad de reembolso.

Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala

elPaís502 se comunicó a través de correo electrónico con autoridades del Consulado de Guatemala en Filadelfia para conocer las acciones que se están tomando. Estamos a la espera de recibir información. Está noticia está en desarrollo.

Con información de Inquirer.com