Los guatemaltecos están convocados a participar en la Consulta Popular en relación con el diferendo entre Guatemala y Belice el próximo 15 de abril 2018.

La Consulta Popular o Referéndum es una participación ciudadana donde se convoca para decidir algún aspecto vital para la sociedad, en este caso establecer el territorio de ambos países.

Las diferencias entre Guatemala y Belice en relación con la propiedad de territorios, islas y mares, se discuten desde hace 200 años.

Por esta discusión, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), intervino y realizó un estudio, análisis y negociación para someter el diferendo territorial a la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

A partir del 2000, ambos países han estado en negociaciones para realizar el diferendo. El 2 de agosto de 2017 el Congreso emitió un acuerdo para que el TSE realice la convocatoria.

 

¿Por qué es importante?

Ambos Estados desean poner punto final a la discusión del diferendo, debido a que se establecerán los límites o fronteras territoriales, marítimas e insulares, para ejercer una soberanía.

Esto permitiría mejorar las condiciones de protección y servicios sociales, además de que el intercambio comercial se vería fortalecido junto con la inversión extranjera.

Si en la Consulta Popular en ambos países gana el “Sí”, Guatemala y Belice resolverían el diferendo en una instancia internacional con la garantía de aplicar normas jurídicas.

Se podría perder la oportunidad de concluir con la controversia territorial, si en alguno de los dos países gana el “No”, por lo que Guatemala tendría que buscar otras soluciones

 

¿El día de la elección?

Los ciudadanos que se acerquen a las urnas el domingo 15 de abril del presente año, se encontrarán con una sola pregunta por la cual deberán votar entre un “Sí” o un “No”.

La pregunta en concreto va dirigida a si se está de acuerdo que los reclamos de Guatemala y Belice por los territorios, sea sometido a la Corte Internacional de Justicia para su resolución definitiva.

¿Cómo nace el diferendo?

Llamamos “diferendo territorial” a las diferencias entre dos naciones con respecto a dónde yacen sus fronteras. En este caso, el territorio en cuestión comprende aproximadamente 19,600 kilómetros cuadrados de tierra, costas, islas, islotes y cayos. Para entender sus raíces es necesario regresar a épocas coloniales.

La historia se remonta a los años 1783 y 1786 con los primeros acuerdos entre la Corona Española y la de Gran Bretaña. Según estos acuerdos, los británicos podían aprovechar los recursos del territorio comprendido entre el río Hondo (frontera con México) y el río Sibún. Sin embargo, estas tierras permanecían bajo mandato español.

En su independencia del 15 de septiembre de 1821, Guatemala heredó todo el territorio y los tratados que poseía el antiguo Reyno de Guatemala. Entre ellos se incluían los tratados con Gran Bretaña sobre lo que hoy es Belice, pero con el paso del tiempo, los británicos incrementaron paulatinamente sus asentamientos más allá del río Sibún, hasta llegar al río Sarstún (límite con Izabal).

En su independencia del 15 de septiembre de 1821, Guatemala heredó todo el territorio y los tratados que poseía el antiguo Reyno de Guatemala. Entre ellos se incluían los tratados con Gran Bretaña sobre lo que hoy es Belice, pero con el paso del tiempo, los británicos incrementaron paulatinamente sus asentamientos más allá del río Sibún, hasta llegar al río Sarstún (límite con Izabal).