Delia Ramírez se convertirá en la primera legisladora guatemalteco-estadounidense en el gobierno de Illinois después de ganar en las elecciones primarias demócratas como Representante Estatal del 4to distrito.

El próximo 29 de enero 2019, Delia Ramírez, hija de padres guatemaltecos, hará historia y marca la continuidad de una era en donde los latinos en Estados Unidos siguen ganando más espacios en la política nacional.

Ramírez nació en una ciudad llamada Humboldt Park en Chicago, Illinois. Sus padres llegaron a Estados Unidos en la década de los años 70-80 cruzando la frontera y fue esa conexión cultural que le permitieron conocer más a sus connacionales y enfocarse en ellos como uno de sus objetivos durante su campaña política.

“Los guatemaltecos no tenemos un área específica donde vivimos; vivimos en toda la ciudad de Chicago; con la misma necesidad que la comunidad mexicana o salvadoreña, es necesario que tengamos un lugar que podamos llamar comunidad. Poder cuidar esas casas que compramos y sufrimos tener, y poder sostenerlas “, dijo en una entrevista al Chicago Tribune.

Según la Encuesta de la Comunidad Estadounidense de 2016, hay más de 16,000 guatemaltecos viviendo en la ciudad.

Ramírez quiere asegurarse de que la Ley de Fideicomiso se haga cumplir para que Illinois actúe como un estado santuario, más allá de Chicago como una ciudad santuario. “Nuestros latinos fuera de Chicago se sienten tan asustados. En el momento en que están en St. Charles o Naperville, una parada [de la policía] puede cambiar sus vidas. Lo he visto en mi familia “, dijo.

La vivienda una de sus prioridades

“Toqué las puertas y lo que la gente repetía una y otra vez era ‘mi alquiler sigue en aumento, me encanta este barrio, pero cuando termine mi contrato tengo que mudarme, y tengo que moverme muy hacia el oeste o muy al sur”. ella dijo. “Me gustaría ver que el estado sea más progresivo e identifique realmente los recursos que podemos otorgar a la ciudad y los municipios para poder brindar estabilidad en los alquileres”.

No es fácil postularse para un cargo político como latina, según Ramírez, ya que es costoso realizar una campaña, que requiere al menos medio millón de dólares y el apoyo de políticos veteranos, dijo.

“A menudo ves a la misma gente corriendo que está relacionada con alguien, que alguien puso, y la primera pregunta que me hicieron cuando era latina fue: ‘¿Quién te envió? ¿Quién te está ayudando? ¿Quién está pagando por su campaña? “Dijo ella.

Ramírez aseguró que su triunfo se debió a trabajar duro durante todo el día con los voluntarios del vecindario que son #RootedAndReady.