“Encontré mi voz (…) los inmigrantes estamos por fin empezando a elevar nuestras voces y siento que muchas personas en este país nos están escuchando”, dice la guatemalteca, de 45 años, al hablar sobre su invitación al informe de gobierno (Discurso de Estado de la Unión) este martes del presidente Donald Trump, según reveló este lunes el sitio Vox.com.

Victoriano es una inmigrante sin documentos legales para estar en Estados Unidos y trabajó de forma irregular en la Organización Trump.

Una portavoz de la congresista demócrata de Nueva Jersey, Bonnie Watson Coleman, confirmó que la guatemalteca ha sido invitada al discurso del presidente Donald Trump sobre el Estado de la Unión este martes.

Morales, quien trabajó hasta hace poco en un club de golf de Trump en Nueva Jersey, ha comentado sobre las prácticas de contratación de la Organización Trump. En una entrevista le aseguró a The New York Times a principios de diciembre que varios migrantes, incluida ella, fueron contratados a sabiendas de su situación irregular, y que además, recibieron maltratos e insultos.

Las políticas de Trump contra los migrantes han hecho que los buenos trabajadores en situación irregular se sientan degradados, aseguró entonces Morales, y esas posturas animan a otros a hacer lo mismo contra los trabajadores. “La supervisora de limpieza hizo comentarios con frecuencia sobre el estado irregular de los empleados,criticando su trabajo y a veces llamándolos ‘ilegales estúpidos, con menos inteligencia que un perro”.

“En su discurso yo espero que Trump por fin reconozca la verdadera cara de los migrantes: mujeres y niños que huyen de la violencia, que respetan nuestras leyes, que pagan sus impuestos y que darían lo que sea por ser ciudadanos de este país. Para eso invité a Victorina, para que Trump pueda verla a los ojos y decir sus mentiras delante de ella”, dijo la representante demócrata, citada por Vox.

Limpiaba la habitación del presidente

El periódico New York Times destacó la historia de una guatemalteca que vive en Estados Unidos “sin papeles”, quien es la encargada desde hace cinco años de hacer la cama del presidente Donald Trump, limpiar su baño y desempolvar sus trofeos de golf.

La guatemalteca explica que Trump es muy meticuloso con sus cosas. Toda la ropa de Trump, su esposa Melania, y su hijo, Barron, se lava con un detergente especial en una pequeña y separada lavadora.

Recordó un momento estresante en el que Trump se le acercó y le pidió que la acompañara mientras él revisaba los bordes de los marcos en la pared y muebles para confirmar que estaban limpios.

“Hiciste un gran trabajo”, le dijo el presidente y le dio una propina de 100 dólares.

También relató otra ocasión en la que Trump la ayudó a limpiar la parte superior de una ventana, la cual ella no alcanzaba. En ese momento, él le preguntó su nombre y de dónde es.