El Gobierno Federal acordó pagarle a la guatemalteca, Ada Morales, US$35,000 dólares por haberla detenido ilegalmente.

Providence, Rhode Island.
Ada Morales, fue arrestada por la policía estatal de Rhode Island en el 2009, por un caso que supuestamente la relacionaba con fraude de prestaciones sociales.
Después de comparecer en la corte, quedó detenida por más de 24 horas debido a que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) pidió verificar su identidad, ya que les generaba duda su apellido hispano. Morales les decía que ella era ciudadana estadounidense, sin embargo los oficiales simplemente no la escucharon.
De acuerdo al testimonio de la guatemalteca, esa noche fue cateada desnuda y la dejaron toda la noche en una prisión estatal, algo que consideró como la peor noche de su vida.
Lo que el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) ignoró es que Ada se había naturalizado en 1995.
Un fallo emitido en enero por el  juez federal Jack McConnell cita que los dos empleados del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) habían violado los derechos constitucionales de Morales, contra cateos y detenciones no razonables.
“Está detención ilegal por 24 horas revela la disfunción de proporciones constitucionales tanto a nivel estatal como federal y una negativa unilateral de asumir responsabilidades por el hecho, de que un ciudadano estadounidense perdió su libertad debido a un pedido migratorio de retención sin base”, escribió el juez.

Cody Wofsy, abogado para la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), dijo que la demanda fue presentada en Rhode Island en el 2012. Cinco años después el gobierno acepta su culpabilidad y decide llegar a un acuerdo económico.

“Pienso que lo más importante ha sido siempre sacar a la luz algunas de esas prácticas sumamente problemáticas” dijo.

Con información de AP.