El gobierno de Jimmy Morales mantiene una actitud pasiva ante los últimos acontecimientos migratorios en Estados Unidos que están afectando a cientos de niños que migraron con sus padres y han sido separados por las autoridades de ese país.

Durante la conferencia de prensa posterior al Gabinete de Ministros que se celebra cada lunes, el vocero presidencial Heinz Hiemann expresó que Guatemala “respeta la política exterior de Estados Unidos” y que no se hará ninguna solicitud respecto a lo que está pasando con los cerca de 2 mil menores que están separados de sus padres desde las últimas semanas.

“Somos respetuosos de la política exterior en temas migratorios, desde Guatemala se ha venido trabajando con el fortalecimiento en los departamentos que generalmente migran hacia Estados Unidos, con proyectos para tratar de desarrollar oportunidades dignas y que no haya necesidad que busquen la migración” agregó.

Cancillería se pronuncia

Después de las declaraciones de Hiemann, la Cancillería guatemalteca matizó que esa dependencia “ha dado especial seguimiento al trabajo de los 19 consulados en los Estados Unidos, en especial a los consulados ubicados en las áreas fronterizas con México sobre todo para que se continúe velando por el respeto de la dignidad, los derechos humanos y el debido proceso de los guatemaltecos, en especial los relacionados a la niñez migrante y no acompañada”.

Separación de Familias

Las autoridades estadounidenses confirmaron la semana pasada que separaron de sus familias a cerca de 2.000 menores inmigrantes en la frontera con México en un plazo de seis semanas en el marco de la política de “tolerancia cero” en la frontera y contra la inmigración ilegal impulsada por Trump.

Además, el presidente norteamericano dijo en un acto en la Casa Blanca este lunes que “Estados Unidos no será un campo de inmigrantes y no será un campo de acogida de refugiados. Lo que está ocurriendo en Europa y otros lugares, no lo permitiré, no bajo mi vigilancia”.