El Gobierno de El Salvador, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, ha manifestado su preocupación ante la separación de familias migrantes a su llegada a los Estados Unidos.

El Gobierno de El Salvador manifiesta su preocupación por la aplicación de medidas que, como parte del “Plan tolerancia cero”, han derivado en la separación de grupos familiares a su llegada a la frontera sur de los Estados Unidos. Estas disposiciones están afectando principalmente a niños, niñas y adolescentes migrantes, al ser apartados de sus padres o familiares adultos, exponiéndoles a condiciones sumamente adversas, que seguramente tendrán consecuencias en su salud física y desarrollo psicosocial a largo plazo”.

Consecuentemente, el Gobierno salvadoreño indicó que hace un llamado vehemente a las autoridades de EE. UU. “a no continuar con la separación de las familias y a que se actúe teniendo como centro el interés superior de niñas, niños y adolescentes, indistintamente de la condición migratoria de sus padres o familiares”.