El Presidente de Guatemala Jimmy Morales comentó que su gobierno insistirá para que los guatemaltecos en Estados Unidos puedan obtener el beneficio del programa de Estatus Protección Temporal (TPS) al mismo tiempo en Washington, DC se realizaron diversas protestas para que el programa no sea cancelado. La advertencia de Estados Unidos

Las voces de alarma sobre el futuro inmediato de miles de indocumentados centroamericanos y caribeños con TPS se alzaron en mayo, cuatro meses después de la llegada de Trump a la Casa Blanca.

El entonces secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), John Kelly, anunció en aquel tiempo que el gobierno otorgaba una última prórroga de seis meses al TPS de Haití, concedido en 2010 tras un terremoto que destruyó gran parte del país.

Luego que Kelly dejara el mando del DHS y asumiera como jefe de gabinete de la Casa Blanca, se reunió a puertas cerradas con el caucus hispano demócrata para hablar de inmigración y seguridad fronteriza. Al término del encuentro, el congresista demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, advirtió a Univision Noticias que Kelly había proporcionado “claras indicaciones” de que el TPS sería cancelado.

Claman por la continuidad del programa 

Si el gobierno de Donald Trump decide cancelar el Estatus de Protección Temporal (Temporary Protection Status, TPS) de El Salvador, Honduras, Nicaragua y Haití, cerca de 300,000 niños y jóvenes estadounidenses podrían quedar sin el cuidado de sus padres al perder estos el amparo que los protege de ser deportados.

Informes del Centro para el Progreso Estadounidense (Center for American Progress, CAP) advierten que estos jóvenes y menores se enfrentarían a un panorama crítico, e incluso podrían quedar atrapados entre dos opciones dramáticas: “ser separados de sus padres o ser forzados a regresar a un país que para ellos es desconocido”.

Fechas clave

Por ley, el gobierno estadounidense debe notificar con 60 días de anticipación la prórroga del amparo. El plazo para Honduras y Nicaragua vence el 10 de noviembre, mientras que para El Salvador el DHS debe pronunciarse a más tardar el 9 de marzo. De no hacerlo, las protecciones se cancelan automáticamente en la fecha señalada luego de publicarse la última prórroga.

“No está claro si el gobierno de Trump extenderá el TPS. Si sus protecciones caducan, los beneficiarios del programa enfrentarán la difícil opción de regresar a países que todavía enfrentan muchas de las mismas condiciones extraordinarias que llevaron a la concesión inicial de TPS, o permanecer en Estados Unidos sin un estatus legal y la capacidad para trabajar legalmente”, agrega el CAP.

Guatemala dice que insistirá

Pese a que meses atrás Estados Unidos mostró claras intenciones de cancelar el programa, el presidente Jimmy Morales dijo a periodistas que su gobierno insistirá para que los guatemaltecos puedan beneficiarse.

“Durante mi administración hemos hecho la solicitud oficialmente cuatro veces, es más, cuando tuve mi primera reunión con el exvicepresidente Biden (Joseph) esa fue mi solicitud, y nos gustaría poder generar las posibilidades para que nuestros guatemaltecos pudieran tener este tipo de beneficios para su estabilidad y provecho”, aseguró el mandatario a periodista de la agencia de noticias guatemalteca AGN.

En la actualidad 320,000 inmigrantes están inscritos en el programa, los grupos más significativos son: 195,000 salvadoreños, 57,000 hondureños, 57,000 haitianos, 8,950 ciudadanos de Nepal, 5,800 de Siria, 2,250 nicaragüenses.