“Fue discriminado”, la familia de menor guatemalteco reacciona a su muerte bajo custodia de Patrulla Fronteriza

Familiares de Carlos Gregorio Hernández Vásquez, “Goyito”, reaccionaron al video que muestra los últimos momentos de vida del joven en una celda en Texas.

Un video de las últimas horas de un adolescente guatemalteco de 16 años dentro de una celda de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) lo muestra desplomándose en el piso y luego agonizando junto a un baño, donde fue descubierto por otro niño a la mañana siguiente. Cuando llegaron los paramédicos, ya no tenía pulso.

Carlos Gregorio Hernández Vásquez, “Goyito” para sus familiares, murió el 20 de mayo, ocho días después de que se entregó a las autoridades fronterizas tras cruzar la frontera en el sur de Texas.

“Estando en un hogar y pasa eso”, se quejó este viernes Bartolomé Hernández, padre de Hernández Vásquez, durante una entrevista con Noticias Telemundo. “No se hubiera muerto, yo sé que no, pero como no hubo apoyo a ley tuvo que morir de dolor, a ley tuvo que sufrir mucho”.

El video de la cámara de seguridad en blanco y negro, que puede resultar perturbador para los espectadores, y otros documentos obtenidos por ProPublica de la policía de Weslaco, Texas, bajo las leyes de gobierno abierto del estado, muestran a Carlos débil e incapaz de pararse, y luego colapsando en el piso de concreto.

Más tarde, se ve a Carlos levantándose y tambaleándose hacia el baño detrás de una pared parcial y cayendo en el piso allí. Parece que le cuesta levantarse o moverse, y horas después, aproximadamente a las 6:05 a.m., el compañero de celda de Carlos, quien también parece ser un adolescente, lo encuentra. Al no poder despertarlo, el adolescente llama a los agentes.

La familia de Gregorio Hernández ahora exige justicia tras su muerte: “Ahora ya nos dimos cuenta que él murió por falta de atención médica”, dijo una de sus hermanas.

El video contradice directamente las declaraciones de Aduanas y Protección Fronteriza de que se encontró que Carlos estaba sin conocimiento durante un chequeo de control.

En una declaración proporcionada por un portavoz de la agencia con la estipulación de que se atribuya a “un portavoz de CBP”, la agencia dijo que la investigación de la muerte de Carlos está en curso.

“Si bien no podemos analizar información específica o detalles de esta investigación, podemos informarle que el Departamento de Seguridad Nacional y esta agencia están analizando todos los aspectos de este caso para garantizar que se siguieron todos los procedimientos”, indicó.

Después de su muerte, el cuerpo de Carlos fue trasladado a Guatemala donde miles asistieron a su funeral. Sus padres le habían dicho a Noticias Telemundo en una entrevista que a su hijo le encantaba el fútbol y la música y que podía tocar el bajo y el piano. Había ido a EEUU para ayudar a sus ocho hermanos, en particular, a su hermano con necesidades especiales.

Una serie de muertes de niños bajo la custodia de CBP en 2018 y 2019, incluidas tres por enfermedades relacionadas con la gripe, ha provocado la indignación de miembros del Congreso que han impulsado una legislación para aumentar la capacitación médica, el equipo y el personal en las estaciones fronterizas. La administración Trump ha estado presionando por cambios en la ley que establezcan límites sobre cuánto tiempo se puede mantener a los niños bajo custodia.

El domingo se cumple un año desde que Jakeline Caal Maquin, que tenía 7 años, muriera bajo la custodia de CBP. Había mostrado signos de enfermedad, pero fue colocada en un viaje en autobús de 90 millas desde Antelope Wells, Nuevo México, hasta El Paso, Texas, y no estaba respirando cuando llegó a su destino.

Mientras tanto el gobierno de Guatemala aún no se pronuncia por lo sucedido.

Con Información de La Opinión / Aurora Samperio