Las autoridades informan que una persona fue confirmada muerta el sábado en la ciudad costera de Rockport, Texas y es posible que el número de víctimas aumenten, según los funcionarios.

“Nuestra principal preocupación sigue siendo unas inundaciones dramáticas”, dijo este sábado el gobernador texano, Greg Abbott, en una rueda de prensa en Austin, desde donde se está coordinando la respuesta al ciclón.

Precisamente, entre las ciudades con mayor riesgo de inundaciones se encuentra Houston, la cuarta más grande de EEUU con una población de dos millones de personas.

El huracán tocó tierra cerca de Rockport, una ciudad costera de casi 9,000 habitantes que hoy amaneció desolada con calles convertidas en auténticos ríos, árboles derribados, señales de tráfico arrancadas, edificios derruidos y hasta barcos dados la vuelta por la fuerza del viento, según mostraron las televisiones locales.