Las autoridades estadounidenses expulsaron por error a un guatemalteco que buscaba asilo, a pesar de la falta de una orden de deportación y antes incluso de que tuviera su primera cita en un tribunal de inmigración.

César Marroquín, de 29 años, fue deportado el 19 de agosto, día en que se suponía que tendría su primera comparecencia judicial, junto con decenas de deportados a Guatemala, país del que huyó tras ser víctima de agresión y secuestro, según su relato a NBC News- Telemundo.

“Me dijeron que si no subía al avión me cobrarían”, dijo Marroquín a Noticias Telemundo. “Hubo un error conmigo en el sistema”.

Su abogado actual, Marty Rosenbluth, cree que es un error flagrante. “He visto bastantes casos de personas que fueron deportadas por error. Nunca había visto uno como este en el que fueran deportados incluso antes de su primera audiencia”.

La agencia de Inmigración y Control de Aduanas, o ICE, dijo en un comunicado que la deportación de Marroquín se debió a un “error administrativo” mientras su caso aún estaba abierto. “Tales errores son extremadamente raros”, dijo Bryan Cox, director de asuntos públicos de la Región Sur de ICE, “y en general, un extranjero trasladado a su país de origen sin una orden final puede solicitar la admisión a los Estados Unidos”.

Las autoridades y el abogado de Marroquín están trabajando ahora en su readmisión a Estados Unidos.

Según una denuncia formal que presentó Marroquín en Guatemala, dijo que sufrió persecución política y violencia física luego de que apoyó a un político local y rechazó una solicitud para trabajar con otro rival. Después de eso, dijo que fue amenazado y su casa fue dañada y allanada; también sospecha que alguien manipuló su vehículo.

Marroquín dijo que luego lo secuestraron a punta de pistola, lo torturaron durante varios días y luego lo dejaron a un lado de la carretera. Después de eso, decidió dejar el país.

“Estaba solo con mis mapas de Google”, dijo Marroquín, quien describió caminar varios kilómetros guiado por su celular luego de cruzar el río cerca de Falfurrias, Texas, en la frontera entre México y Estados Unidos “Crucé el río porque no pude encontrar la frontera.”

Dijo que llegó a una carretera donde un camionero lo condujo por un tramo hasta que los detuvieron en un puesto de control de la Patrulla Fronteriza. Allí se entregó Marroquín.

Lo llevaron al centro de detención de Port Isabel en Texas y luego lo pusieron en un vuelo a Louisiana, donde lo llevaron al Centro Correccional Catahoula en Harrisonburg. Meses después, fue trasladado al River Correctional Center en Ferriday, donde esperó el día de su corte.

Deportación

El 19 de agosto fue la fecha de la primera audiencia de asilo de Marroquín, que suele ser la primera reunión entre solicitantes de asilo, abogados y jueces de inmigración. Pero ese día, funcionarios del centro de detención vinieron a buscarlo a él y a otros guatemaltecos.

Marroquín dijo que a pesar de tener miedo y con instrucciones contradictorias de los empleados del centro, usó el teléfono para obtener información sobre el estado de su cita en la corte. Debido a la pandemia, su fecha de audiencia se retrasó, pero el proceso aún avanzaba; el sistema automatizado dijo que su audiencia con el juez sería el 6 de septiembre.

Un viaje inesperado al Aeropuerto La Aurora

Pero no habría audiencia judicial para él en septiembre. En cambio, Marroquín se encontró siendo trasladado del River Correctional Center al aeropuerto de Alexandria, Louisiana, donde decenas de guatemaltecos iban a ser deportados.

“[Mis compañeros] firmaron su salida. En ningún momento me dieron papel para firmar. Y luego me dijeron que si no subía al avión me cobrarían “, dijo a Noticias Telemundo, hablando por teléfono desde Guatemala.

Marroquín estaba consciente de que lo que estaba pasando no era normal, pero tenía miedo de confrontar a los oficiales de ICE, según su testimonio. Aunque pensaba que debía haber un error en lo que respecta a su caso, dijo que lo llevaron a la puerta del avión. “Me subí al avión respetuosamente porque no podía faltar al respeto a las autoridades estadounidenses”.

Después de su deportación, el abogado de inmigración que trabajaba con él en ese momento aceptó el resultado de la deportación y su caso se cerró en los registros del sistema automatizado de inmigración el 30 de septiembre, lo que confirmó Cox de ICE.

“Este tipo de negligencia grave es completamente inexcusable”, dijo Rosenbluth, su abogado actual. “La ley es muy, muy clara en que no pueden deportar a alguien en medio de sus procedimientos en la corte de inmigración. Simplemente no se les permite hacerlo”.

Marroquín se encuentra peleando su caso y espera poder regresar a Estados Unidos.

Síguenos

2 days ago

ElPaís502

René Corado, de lustrar zapatos durante su niñez en Guatemala, a Director del Museo de Aves más grande del mundo, en Oxnard, California. See MoreSee Less

View on Facebook