Los departamentos que registran más migrantes son Huehuetenango, San Marcos, Quiché y Quetzaltenango y las edades más comunes oscilan entre los 12 y los 17 años.

Según un informe de migración presentado por el Proyecto Binacional a favor de la Niñez de Guatemala y Honduras.

Propuesta Inhumana

Uno de los principales blancos del presidente Donald Trump son los llamados niños de la frontera, menores de edad que en su mayoría huyen de Centroamérica y México a causa de la violencia y la pobreza en sus países de origen, y llegan a Estados Unidos en busca de asilo para salvar sus vidas.

La Ley William Wilberforce de Protección de Víctimas de Tráfico (TPVA) aprobada por el Congreso en 2008, prohíbe la deportación inmediata de estos menores cuando son detenidos y provengan de países no fronterizos.

La legislación exige que sean procesados para que un juez decida sus futuros en Estados Unidos. Los mexicanos y canadienses son deportados de inmediato.

Trump dijo en una propuesta enviada al congreso hace unas semanas, que la ley del 2008 “tiene lagunas” que impiden que los menores no acompañados que lleguen al país ilegalmente, “sean expulsados”. Y agrega que el envío de estos inmigrantes a los tribunales de inmigración constituye “un gasto” para los contribuyentes.

El presidente “ignora la realidad centroamericana”, dice Bárbara Hines, exprofesora de la facultad de leyes de la Universidad de Texas en Austin. “Miles de niños han escapado y huyen de la violencia y el peligro en el denominado Triángulo Norte”, agregó.

Situación de los menores guatemaltecos en Estados Unidos

Los niños guatemaltecos aparecen como los más deportados desde Estados Unidos, según un informe de migración presentado por el Proyecto Binacional a favor de la Niñez de Guatemala y Honduras.
De acuerdo con el documento, en el primer semestre de este año 12 mil 274 menores no acompañados fueron detenidos en la frontera de los Estados Unidos, en tanto cuatro mil 374 más resultaron deportados desde México.

El Observatorio Regional de Migración Infantil adelantó que vigilará el retorno de los niños y la aplicación del Código de Migración y Protección de sus derechos humanos.

Ante esa situación, la Coordinadora Institucional de la Promoción por los Derechos de la Niñez (Ciprodeni) presentó el Observatorio Regional de Migración Infantil, una entidad que vigilará y reunirá datos sobre el tema.

Los departamentos que registran más migrantes son Huehuetenango, San Marcos, Quiché y Quetzaltenango y las edades más comunes oscilan entre los 12 y los 17 años.

Entre las causas expuestas para abandonar el país figuran las difíciles condiciones económicas, con más de la mitad de la población en extrema pobreza, así como la reunificación familiar.