Su sueño era ser un atleta olímpico que representara a Guatemala, pero el destino se encargo de llevarlo muy lejos de nuestras fronteras, para que estableciera su empresa en Alemania. Andy Negreros es un joven guatemalteco que ha logrado sobresalir como un empresario exitoso en la industria de restaurantes. Su negocio, Andy’s Fruchte, establecido en Alemania desde hace un par de años, se caracteriza por ofrecer una variedad de bebidas frías realizadas con frutas de cálida y bocadillos saludables.

Pero llegar a incorporarse al mercado empresarial, en un país completamente ajeno a su cultura, idioma y regulaciones fue bastante difícil. En una entrevista para elPaís502 Andy nos confesó que el camino ha estado lleno de obstáculos, pero si se tiene la determinación y el sueño de lo que se desea, nada es imposible.

De atleta a limpiar pisos

Su travesía inició hace 14 años cuando fue destacado por el Comité Olímpico de Guatemala, para entrenar esgrima en una ciudad de Alemania. De la noche a la mañana el patrocinio fue cancelado y Andy se enfrentó a un mundo nuevo. Al inicio surgieron problemas sociales, pues era un muchacho de tez morena, 1.60 metros de estatura aproximadamente, lo que no encajaba en el standard físico alemán.

“siempre existe esa discriminación entre las clases sociales, Alemania me enseño a ver a la gente y no perder de vista de donde soy” afirma Andy. 

Uno de sus primeros trabajos fue limpiando pisos y ventanas en un restaurante. Recuerda que una de las experiencias más fuertes era darse cuenta que al caer la noche no tenía nada que comer y debía optar por buscar en los desperdicios.

“los clientes europeos que llegaban al restaurante y pedían donas, solo le daban una mordida y la dejaban, yo no la tiraba a la basura, le cortaba el pedazo y guardaba el resto para poder comerla en la noche”  dice Andy.

El número uno

A pesar de que han transcurrido más de 14 años, Andy recuerda como si fuera ayer el día que dejo a su familia. Su padre quién se encontraba muy enfermo le dijo “si muero, no regreses, haz tú carrera, tú futuro y se el orgullo de la familia”. Así fue, su padre falleció y se prometió a sí mismo que saldría adelante pese a las barreras del idioma, cultura y estar lejos de su familia.

“hay que estar viendo siempre a los número uno, para ser el número dos” 

Encuentro con el Migrante

Foto: elPaís502

Su faceta de empresario fue casualmente lo que le trajo de vuelta a su tierra, ya que por primera vez en el evento del Encuentro con el Migrante, que organiza el Ministerio de Economía, se invitaron empresarios guatemaltecos que se han desarrollado en Europa, Andy fue uno de los elegidos a participar.

“Aquí esta la gente, aquí están los emprendedores, pero si trabajamos juntos podemos salir adelante” 

“Es un evento muy interesante, muy satisfactorio ver que hay empresarios que tienen la visión, tienen el deseo. Es una oleada de empresarios jóvenes, que tienen las ganas. Hay mucha piedra que picar, pero si todos damos un granito y trabajamos juntos pueden haber cambios” afirmó.

En el futuro, Andy espera poder exportar frutas desde Guatemala para servirlas en su restaurante y presumir la calidad de los productos con los ciudadanos alemanes.