Ante los rumores que se extienden sobre la terminación del programa DACA, que protege de la deportación a los jóvenes traídos desde pequeños a Estados Unidos, varias organizaciones han anunciado movilizaciones y acciones para impedir que el beneficio concluya.

Cuando el presidente Barack Obama creó el Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), en junio de 2012, la vida de cientos de miles de jóvenes inmigrantes cambió de la noche a la mañana.

Cinco años después de que DACA comenzó, cerca de 800,000 dreamers se benefician del programa, viviendo como médicos, maestros, conductores de camiones, estudiantes, banqueros, chefs. Están comprando casas y criando hijos, sin preocuparse por la deportación.

Un grupo de funcionarios republicanos se ha comprometido a demandar al gobierno federal si Trump no termina con DACA para el 5 de septiembre.

Foto: elPaís502

Los beneficios de DACA

El programa DACA ha beneficiado a la economía del país, así lo reveló un estudio, elaborado por el Center for American Progress (CAP), en colaboración con United We Dream (UWD) y el National Immigration Law Center (NILC), concluyó que el 97% de 3,000 dreamers en 46 estados dijeron que estaban trabajando o estudiando, el 69% indicó que había conseguido un mejor empleo y el 65% mencionó que había podido comprar su primer auto.

Según el reporte del CAP, la economía nacional dejaría de percibir unos 460,000 millones de dólares durante la próxima década si DACA desaparece. Otro dato: alrededor del 72% de las compañías más importantes del país tienen en su nómina a beneficiarios de ese programa federal.