En muchos países de América celebran hoy el Día de la Madres y el Papa Francisco quiso felicitar a todas las progenitoras del mundo “con gratitud y afecto confiándolas a la protección de María, nuestra Madre celestial”. “El pensamiento también se dirige a las madres que han pasado a otra vida y nos acompañan desde el cielo”, expresó durante el rezo dominical de Regina Coeli que dirigió hoy a mediodía desde la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano.

De forma espontánea, Francisco invitó a cuantos seguían la retransmisión telemática del rezo pascual a tener un emotivo gesto de homenaje: “Guardamos un minuto de silencio para que cada uno recuerde a su madre”.

Con el planeta sumido en la pandemia del coronavirus, Francisco invitó además a la humanidad a no caer en “la peor ansiedad”, en la sensación de “sentirse solo y sin puntos de referencia frente a lo que sucede”. “Esta angustia, en la cual una dificultad se suma a otra dificultad, no se puede superar sola”, advirtió el Papa, durante el rezo.