La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. (CBP, por sus siglas en inglés) anunció que este martes empezó la construcción de ocho prototipos del muro, cuatro de concreto y cuatro de “otros materiales”.

La edificación está a cargo de seis empresas anunciadas en agosto y septiembre. Cada modelo costará hasta US$450.000 y será financiado con fondos federales.

¿Cómo serán los modelos?

Los muros de prueba de concreto y “otros materiales” medirán entre 5 y 9 metros de alto, y alrededor de 9 de ancho.

“Serán diseñados para disuadir los cruces ilegales en el área en la que los construyan y darán forma a los futuros estándares de diseño que probablemente seguirán evolucionando para cumplir con los requisitos de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos”, detalla un comunicado de la CBP.

Los prototipos serán instalados en San Diego, en el estado de California.

Con fuerte presencia de autoridades, unos trabajadores ya empezaron a romper terreno en una zona rodeada de una malla metálica en Otay Mesa, uno de los tres puertos de entrada a la región metropolitana de San Diego-Tijuana, informó Peter Bowes, corresponsal de la BBC en Los Ángeles.

Se espera que los modelos se terminen de construir en 30 días.

Casi una tercera parte de la frontera entre los dos países ya está cubierta por algún tipo de muro o valla, que se comenzaron a colocar durante el gobierno de Bill Clinton en 1994.