El 22 de marzo de 2017, Raúl López fue arrestado por las autoridades del Servicio de Migración y Aduanas (ICE),cuando se presentó a una cita en sus oficinas en San Francisco pero cometió un grave error que lo ha mantenido alejado de su familia.

El próximo marzo, el guatemalteco Raúl López, va a cumplir dos años en detención migratoria y el impacto en su familia ha sido devastador, más aún desde que lo trasladaron de California a Colorado.

El más grave error

Raúl cometió un error que le impidió acudir a su habitual cita con las autoridades de Migración. El guatemalteco condujo su automóvil bajo el influjo del alcohol (DIU) y fue detenido por la policía de la ciudad de Richmond, que es parte del condado de Contra Costa al norte de California.

“Yo llamé para decirles que no podría ir debido a que había sido arrestado. En el ICE me dijeron, no se preocupe, cuando salga que venga”, recuerda.

Cuando el guatemalteco salió libre, se presentó a su cita migratoria, pero fue detenido y llevado a la cárcel West County Detention Facility de la ciudad de Richmond en el condado de Contra Costa.

“No le dieron explicación sobre por qué lo detuvieron. Pensamos que fue por la falta que cometió de manejar tomado”, considera su esposa.

Durante el tiempo que estuvo detenido en la cárcel del condado, su esposa cuenta que con el apoyo de organizaciones de la comunidad como California Immigrant Youth Justice Alliance (CIYJA), hicieron muchas protestas afuera de la penitenciaría para presionar por su liberación.

“Hasta festejamos los 15 años de mi hija afuera de la cárcel del condado”, platica.

Sin embargo, en junio de 2018, al año y tres meses de haber sido detenido por ICE, fue trasladado de la cárcel del condado de Contra Costa, en la ciudad de Richmond, a un centro de detención en Denver, Colorado.

“Nos dijeron que porque la cárcel ya no quería tener un contrato con el ICE”, dice. Pero Dianneth no creyó el argumento, y cree que el traslado de su esposo a más de 1,000 millas de distancia de su casa, tuvo relación con la cantidad de protestas que hicieron afuera de la cárcel.

Desde que se llevaron a su esposo a Colorado hace siete meses no lo ha podido verlo. “No tengo la posibilidad económica de ir hasta allá. Solo hablamos por teléfono. Cuando lo tenían en Richmond, podía ir cada mes, que era cuando nos daban el permiso para visitarlo”, explica.

Liberen a Raúl

Raúl tiene más de 30 años de vivir en California, llego a Estados Unidos en 1989 huyendo de la guerrilla en Guatemala. Se ha dedicado al trabajo en la construcción y es padre de cuatro hijos nacidos el país con edades de 26, 19, 17 y 15 años.

El lunes 28 de enero a las 11 de la mañana en San Francisco, habrá una manifestación de apoyo para demandar la libertad de Raúl (#FreeRaul) en el 450 de la avenida Golden Gate, donde se encuentra La Corte Federal del Distrito Norte de California.

Solicitarán a la juez Sallie Kim pque apoye la reunificación familiar y permita que Raúl pelee su caso al lado de su familia, fuera de la detención.

La defensa legal

El abogado en migración Daniel Wegner explica que inicialmente en 1993, Raúl solicitó asilo a través de un notario que nunca le dijo que debía presentarse a la entrevista de miedo creíble.

Posteriormente en 2008, tuvo un altercado con un familiar que lo llevó a ser detenido y ahí fue donde se dio cuenta que como no se presentó a la entrevista de asilo, le salió una orden de deportación en 1999.

“Desde 2008, Raúl ha estado peleando su caso en migración”, explica el abogado. Esperan que le otorguen una fianza para que pueda regresar con su familia.

Con información de La Opinión.