El periódico The New York Times destacó la cultura maya en Guatemala, la cual sigue muy presente en Xejuyup, aldea que forma parte del municipio de Nahualá, en el departamento de Sololá.El reportaje realizado por Daniel Volpe describe su experiencia al llegar a Xejuyup, una aldea de unos 4000 habitantes que se encuentra “debajo las montañas” o “al pie de la loma”: eso es lo que significa su nombre en la lengua de la etnia maya quiché, o k’iche’.

Su atención se concentro en los notorios uniformes del equipo de fútbol del Club Social Deportivo Xejuyup, fundado hace 35 años, sus jugadores disputa cada partido con indumentaria clásica: al jugar con el “coxtar”, el “kutin” y el “pas” buscan darle vuelo a sus colores y sus raíces indígenas para mantener la tradición maya.

Foto: Daniel Volpe

“Es menos común ver a hombres con vestimenta típica, pues solo en pocas áreas acostumbran usarla todavía” .   afirma el periodista. 

Antonio Perechú, fundador del equipo, de joven era un buen arquero; en su comunidad lo recuerdan como un “gato”. Estuvo en varias selecciones regionales, pero no pudo perseguir su sueño de ser un futbolista profesional por la falta de recursos económicos de su familia. Cuando creó el C. S. D. Xejuyup en 1982 lo motivó el dar un servicio a su comunidad, y este espíritu sigue muy presente entre los futbolistas que ahora forman parte del club, incluido el hijo de Antonio, Miguel, quien es el capitán.

Foto: Daniel Volpe

Los jugadores le explican al periodista que “el coxtar, el kutin y el pas” (la falda, la camisa y la faja) tienen un significado ligado a la cosmovisión ancestral maya. Sus colores, los bordados y las líneas de los tejidos sugieren la relación del hombre con la naturaleza y sus elementos.

Foto: Daniel Volpe

Guatemala vivió una brutal guerra civil de 1960 a 1996 y buena parte de las 200.000 personas muertas y desaparecidas en ese periodo eran indígenas mayas: más del 80 por ciento, según el informe de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico guatemalteca.

Xejuyup incluso fue ocupada por el ejército. En 1982, el mismo año en el que Antonio fundó el club de fútbol, a nivel nacional fueron creadas las Patrullas de Autodefensa Civil (PAC), a las cuales fueron forzados a sumarse todos los hombres adultos. Antonio, como muchos de la actual alineación del club Xejuyup, fueron parte de esos grupos.

Antonio Perechú, Fundador del equipo. Foto Daniele Volpe

“Los integrantes del C. S. D. Xejuyup esperan que su uniforme motive a los niños guatemaltecos a usar la vestimenta maya en vez de las playeras de jugadores de equipos como el Barcelona.”  

 

 

El periodista relata que cuando visito Xejuyup, el equipo entrenaba para un partido sabatino y allí conoció a Miguel, maestro de educación física en una escuela y quién ha recibido varios cursos enfocados en el fútbol, es el capitán y también dirige los entrenamientos.

Miguel está muy orgulloso de su identidad, al igual que su padre. En algún momento hace referencia a Hunahpú e Ixbalanqué, los Dioses Gemelos. En la narración oral precolombina del Popol Vuh, salvan al pueblo maya ganándole a los señores de Xibalbá (el inframundo) en el antiguo juego de la pelota. Siente que hay una conexión fuerte entre presente y pasado.

“El traje es un símbolo y lo llevamos con mucha responsabilidad en el equipo, representa a todos los pueblos indígenas del país y al país mismo”, dice.

En video