Para los devotos del Señor de Esquipulas, la imagen es milagrosa y durante sus celebraciones se acostumbra a pedirle favores o agradecer milagros recibidos.

A pesar de estar lejos de su tierra, miles de guatemaltecos en diferentes partes de Estados Unidos acuden a las celebraciones del Cristo Negro de Esquipulas, las cuales dan inicio desde el 13 de enero.

En la ciudad de Los Ángeles, California la comunidad guatemalteca se prepara con una gran fiesta para honrar a su patrono el próximo 15 de enero en la iglesia Santa Cecilia del sur de Los Ángeles. Los devotos del Cristo Negro le entregan su fe debido a tantos milagros que ha cumplido.

En el 2002 una réplica del Cristo Negro llegó a Los Ángeles donde se le dio el nombre del “Cristo Mojado” puesto que llegó a la frontera México-Estados Unidos “sin papeles”. Sin embargo, desde que fue instalado en la iglesia Santa Cecilia sus fieles han aumentado y ya son de diferentes nacionalidades.

 

En Maryland, en donde residen unos 80 mil guatemaltecos, La Hermandad del Señor de Esquipulas de la Parroquia San Bernardo y Nuestra Señora de Fatima, también se preparan para una gran celebración el próximo sábado 13.

En la ciudad de Chicago, la imagen del morenito de Esquipulas será venerada en la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced del 12 al 15 de enero.

La parroquia de la Presentación de la Santísima Virgen María ubicada en Jamaica, Nueva York también se suma a las actividades religiosas las cuales iniciaron el pasado 6 de enero.

Inician las peregrinaciones en Guatemala

En la Basílica de Esquipulas ubicada en el departamento de Chiquimula, Guatemala, se concentraran unos 107 miles de turistas nacionales y extranjeros para la tradicional peregrinación del Cristo Negro, informó este martes Jorge Mario Chajón, director del Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat).

Entre el 10 y el 16 de enero llegarán al país centroamericano los turistas que esperan venerar al Cristo Negro en la Basílica de Esquipulas, templo de estilo barroco inaugurado en 1759.

En el 2017 más de 98 mil turistas llegaron a la Basílica y unos 7.840 feligreses eran mexicanos.

La celebración central en honor de la imagen será el próximo 15 de enero.

La tradición se basa en que los peregrinos caminan varios metros hincados antes de entrar a la Basílica como muestra de penitencia al Cristo Negro, luego se encienden una vela por cada miembro de la familia para pedir bendiciones y agradecer los favores concedidos.