Cámara de Representantes aprueba ley que permite portar armas ocultas de un estado a otro, la medida aún tiene que ser aprobada en el Senado.

Según reporta el diario La Opinión, en Washington la Cámara de Representantes, bajo control republicano, aprobó este miércoles un polémico proyecto de ley que permitiría portar armas ocultas de un estado a otro, lo que desató furiosas reacciones de grupos que exigen un mayor control de armas en vez de un “regalo navideño” para la industria armamentista.

Con 231 votos a favor y 198 en contra, los legisladores aprobaron una medida que permitiría que los dueños de armas puedan portarlas de forma oculta a estados donde eso también se permite.

Para convertirse en ley, la medida tiene que ser aprobada también en el Senado y promulgada por el presidente Donald Trump.

El voto se produjo dos meses después de los sangrientos ataques con armas en Las Vegas (Nevada)  y Sutherland Springs (Texas), en medio del perenne debate nacional sobre la Segunda Enmienda, que consagra la tenencia de armas en EEUU, y las luchas partidistas por restringir el acceso a éstas.

La llamada “reciprocidad”  presuntamente facilita la portación de armas de un estado a otro, sin que los consumidores tengan que preocuparse por el entramado de leyes estatales, o incluso de demandas.

Varios republicanos, entre ellos el presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja, Bob Goodlatte, argumentó que quienes portan armas ocultas están mejor preparados para defenderse contra posibles ataques y a la vez ayudar a otros.

Conscientes de la oposición a la medida, los republicanos, en general, la compararon con la reciprocidad que existe en los estados respecto al uso de licencias de conducir.

Pero los demócratas y una amplia coalición de grupos progresistas indicaron que la ley podría perjudicar la seguridad pública en un país donde, debido a los débiles controles, ha aumentado la violencia derivada de las armas.

Si los gobiernos estatales han adoptado sus propias leyes para restringir la venta y uso de armas, esta nueva ley podría minar esos esfuerzos, argumentaron.