Más de la mitad del millón de hogares muy pobres de Los Ángeles gastaron la mayor parte de sus ingresos en renta o debieron optar por viviendas indeseables durante 2015, resaltó el informe del Departamento de Vivienda y Asuntos Urbanos.

Los Ángeles y la ciudad de Nueva York figuran en la lista de ciudades de los EE.UU. donde la mayoría de la gente pobre trabaja para soportar pesadas cargas con su renta, reside en viviendas deficientes, o ambas situaciones.

Un informe realizado a principios de este mes por la firma de bienes raíces Zillow halló que 2,000 personas más podrían perder su vivienda por un alza del alquiler del 5%.

La firma sostuvo que los aumentos de alquileres están estrechamente vinculados a la creciente falta de vivienda en ciudades como Los Ángeles, Seattle y Nueva York, donde hay pocas viviendas de bajos ingresos.

Foto: elpaís502

Si bien los salarios aumentaron entre 2013 y 2015, las rentas lo hicieron a la par, y los incrementos de alquileres para los inquilinos más pobres superaron los aumentos de los ingresos, según el informe. En promedio una persona debe pagar por un alquiler entre $1,500 a $2,000 dólares mensuales, por un apartamento de 1 habitación en una zona céntrica de la ciudad de Los Ángeles, para ello debe tener 1 o 2 trabajos y poder así cubrir sus necesidades básicas.

Foto: elpaís502

“La actual crisis de rentas asequibles requiere que adoptemos un enfoque de negocios sobre cómo el sector público puede reducir las barreras regulatorias para que los mercados privados generen más hogares para más familias”, aseveró el secretario de HUD, Ben Carson, al dar a conocer el estudio.

Por Redacción: elpaís502

Nota original publicada en inglés por LATIMES

 

SHARE