El Ejército canadiense levantó un campamento en la provincia de Quebec, a fin de ubicar hasta 500 emigrantes irregulares provenientes de Estados Unidos y cuya afluencia aumentó en las últimas semanas.

Un comunicado de las Fuerzas Armadas indicó este miércoles que construirán las facilidades temporales cerca del cruce fronterizo en Saint-Bernard-de-Lacolle, Quebec.

Las autoridades calculan que 1,174 personas cruzaron a Quebec el mes pasado, en comparación con 180 el año anterior. En el cruce de fronteras de Roxham Road, solo el martes, los números estimados por la policía son de unas 600 personas al día, lo que supera ampliamente las capacidades de atención.

La mayoría de los solicitantes que han llegado a Quebec en los últimos días son haitianos residentes en Estados Unidos durante años, pero que ahora enfrentan amenazas de deportación por la posible cancelación del programa de Status de Protección Temporal (TPS por sus siglas en inglés).

Sin embargo también existen reportes que personas de otras nacionalidades centroamericanas también están cruzando la frontera.

Según la oficina canadiense de inmigración, personas de más de 180 países han solicitado citas con las autoridades.