La Administración Trump ha deportado a cerca de 10,000 inmigrantes indocumentados en los últimos 19 días, en el marco de su plan para atajar la pandemia de coronavirus. Mientras agiliza las deportaciones, el gobierno también ha bloqueado nuevos casos de asilo.

Según la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP), las autoridades han expulsado de forma sumaria a cerca de 10,000 inmigrantes indocumentados desde el pasado 21 de marzo, como parte de una estrategia contra el hacinamiento en los centros de detención y para ralentizar la pandemia de coronavirus.

En marzo pasado, la Administración Trump anunció un acuerdo con México para cerrar parcialmente la frontera común, y devolver a ese país a los inmigrantes indocumentados del Triángulo del Norte centroamericano (Guatemala, Honduras y El Salvador) con o sin casos de asilo.

Así, en la actualidad, la CBP sólo tiene bajo su custodia a menos de un centenar de personas, es decir, menos del 1% de los casi 20,000 que encarceló durante el mismo período el año pasado tras el arribo de caravanas de migrantes.

El mes pasado, la CBP registró un descenso del 7% en las deportaciones en la frontera sur respecto al mes anterior, con un total de 33,937 inmigrantes, la mayoría de éstos de México y de los países del Triángulo del Norte. También deportó a un “puñado” de migrantes a al menos otros 15 países, aunque la CBP no ofreció detalles.

Estados Unidos mantendrá ayuda económica a Guatemala

A través de un comunicado de prensa, Mike Pompeo, anunció que Estados Unidos pretende seguir con el plan de ayuda económica para El Salvador, Guatemala y Honduras destacando los esfuerzos hechos por los tres países para reducir la migración irregular hacia el Norte.

“Como resultado de esfuerzos sin precedentes y de la respuesta de los gobiernos de nuestros tres socios centroamericanos, la llegada de migrantes salvadoreños, guatemaltecos y hondureños cayó 76%”, desde que las aprehensiones en la frontera tocaron un máximo en mayo de 2019, dijo Pompeo en un comunicado.

Pompeo informó al Congreso que el gobierno quiere seguir la ayuda específica para los países y que este es un paso importante para implementar las políticas del presidente para “reducir la inmigración ilegal hacia el país”.

Recordemos que bajo presión, los tres países del Triángulo del Norte llegaron a acuerdos migratorios con Estados Unidos, pactos que fueron muy criticados por organizaciones de derechos humanos.